Sala de Inversión. El triunfo de Barack Obama para cumplir con un segundo mandato en la primera magistratura de EE.UU. no fue recibido como se esperaba en el mercado, ya los índices de Wall Street se mueven volátiles, pero con tendencia a la baja.

Barack Obama fue reelecto para cumplir un segundo mandato al frente de la principal economía del mundo, a pesar de la sombría realidad que está viviendo el país.

La reelección de Obama se da en un contexto donde la tasa de desempleo del país es la más alta que cualquier presidente norteamericano tuvo que enfrentar en una elección desde que Roosevelt fue reelecto en 1936. Además, el actual presidente se convirtió en el segundo demócrata, luego de Bill Clinton, en renovar su mandato desde Roosevelt.

Tal como se esperaba, el voto popular le dio a Obama una ligera ventaja sobre el candidato republicano Mitt Romney (50% para el candidato del Partido Demócrata y 48% para el representante del Partido Republicano). Pero en el cómputo de los votos electorales la ventaja fue más amplia, gracias al triunfo en los estados de Colorado, Ohio y Virginia.

Por otra parte, la elección marcó un rechazo de la agenda del Partido Republicano de achicar el gasto del gobierno y recortar los impuestos en un momento de gran incertidumbre económica. Por otro lado, significó la aceptación del actual presidente, que logró mantener un alto grado de popularidad entre el electorado a pesar de las frustraciones de su primer mandato.

A pesar de esto, la reelección de Obama podría significar un difícil panorama para las acciones, a menos que haya señales pronto respecto a un acercamiento entre ambos partidos en el Congreso para evitar el “fiscal cliff”. Pero el consenso no será fácil de logar con cada partido controlando una de las cámaras. Mientras los republicanos controlen la Cámara de Representantes, los incrementos de impuestos a los más ricos que pretende Obama difícilmente puedan ser aprobados.

Tras el resultado electoral, el dólar comenzó a caer temprano ante en la especulación respecto a que un nuevo mandato de Barack Obama incrementa la probabilidad que los EE.UU. mantenga políticas monetarias de estímulo, pero luego revirtió la baja inicial. Obama deberá enfrentar importantes recortes presupuestarios para el próximo año por 600.000 millones de dólares y el “fiscal cliff”. El índice DXY, que mide el dólar frente una canasta de divisas, sube a 80,80 dólares.

La moneda común europea opera cae a US$1,2754, mientras que el yen se aprecia ligeramente y cotiza a 80,05 yenes por dólar. Mientras que los principales commodities operan mixtos, con el oro subiendo 0,69% a US$1.726 por onza y el petróleo baja 1,84% a US$87,08 por barril de WTI.