Nueva York. Wall Street se consolidaba este miércoles sobre el máximo histórico que conquistó la víspera a pesar del ambiente de cautela que reina entre inversores y analistas, que atribuyen este hito más a los masivos estímulos de la Reserva Federal (Fed) que a la situación económica de Estados Unidos.

"Claramente la Reserva Federal es una gran parte de este 'rally', no hay duda de eso. Pero la economía se está recuperando, aunque sea lentamente. ¿Si la Fed no estuviera involucrada, veríamos estos números?. No lo creo", dijo el analista de Destination Michael Yoshikami.

El Dow Jones de Industriales, uno de los índices más antiguos, populares y analizados del planeta, subía este miércoles el 0,26 % ó 37,74 puntos para colocarse en las 14.291,51 unidades dos horas antes del cierre de la sesión, con lo que se afianzaba sobre el récord histórico al que terminó el martes, de 14.253,77 puntos.

Con ese número, el principal indicador de Wall Street, que agrupa a treinta de las mayores empresas cotizadas de EE.UU., consiguió superar el récord de 14.164,53 unidades que se anotó el 9 de octubre de 2007, poco antes del inicio de la crisis más profunda y prolongada en EE.UU. desde la Gran Depresión de los años 30.

Sin embargo, en 2007 el panorama de la primera economía mundial era muy diferente al actual, con una tasa de desempleo del 4,7%, frente al 7,9% de hoy en día.

"La recuperación económica está siendo muy lenta. De hecho, si estudias las últimas cinco recuperaciones después de una crisis en este país, ésta ha sido horrible, ha sido la más lenta, ni siquiera parece una recuperación", asegura Yoshikami.

La diferencia es que, desde finales de 2007, los bancos centrales de todo el mundo han inyectado US$6 billones en los mercados para estimular la economía, y en concreto la Fed está insuflando US$85.000 millones mensuales en EE.UU. mediante su programa de compra de bonos.

El banco central estadounidense se ha comprometido además a mantener su política monetaria expansiva (que incluye mantener los tipos de interés por debajo del 0,25%) hasta que la tasa de desempleo regrese a niveles aceptables, lo cual podría tomar todavía hasta dos años.

Ese compromiso ha sido el principal catalizador de las subidas de Wall Street, que ha conseguido así ir sorteando las dificultades que se le han puesto en el camino, como el resultado de las elecciones en Italia o la aplicación de los masivos recortes del gasto público de EE.UU. por la falta de consenso entre republicanos y demócratas.

Y es que esas incertidumbres no han evitado que el Dow Jones de Industriales se encuentre ahora un 117,7 % por encima del mínimo de 6.547,05 enteros que sufrió en el punto álgido de la pasada crisis, y haya recuperado ya las pérdidas del 54 % que sufrió entre 2007 y 2009.

No solo eso, el Dow Jones ha acumulado una sólida subida del 8,77 % en lo que va de 2013 y los otros dos principales indicadores de Wall Street, el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq, se encuentran en niveles desconocidos en cinco y doce años, respectivamente.

"Lo que está claro es que en cuanto la Reserva Federal pare los estímulos monetarios va a haber problemas en los mercados. La pregunta es cuándo va a ocurrir eso. No creo que vaya a ser en el corto plazo, pero hay que estar muy conscientes de ello", alertó Yoshikami.

En todo caso, es uno de los analistas que descarta una caída "catastrófica" de los mercados cuando se acaben los estímulos de la Fed y prevé más bien una "corrección", puesto que este "rally" ha estado acompañado también de una serie de datos macroeconómicos mejores de lo previsto en EE.UU. en los últimos tiempos.

Si el martes el sector servicios crecía a su mayor ritmo en un año, hoy se conocía que el sector privado creó 198.000 empleos en febrero, por encima de los 170.000 previstos por los analistas y lo que elevaba las expectativas para el informe oficial de empleo que divulgará el viernes el Gobierno.

A juicio del gestor de cartera y analista de Chase Investment Counsel, Brian Lazorishak, Wall Street ha "llegado demasiado lejos y demasiado rápidamente, por lo que podríamos necesitar consolidar algunas de estas ganancias, pero la dirección es claramente hacia el alza".