Davos. Los ministros de Comercio deben dar un ejemplo de compromiso a los negociadores de la prolongada ronda de conversaciones de Doha cuando se reúnan este viernes, si también desean el respaldo de los votantes de sus países, dijeron este viernes funcionarios comerciales.

La Unión Europea, el mayor exportador del mundo, será anfitriona de una cena de ministros de Comercio de otros actores clave: Australia, Brasil, China, India, Japón y Estados Unidos, durante el Foro Económico Mundial en Davos.

Estos siete participantes realizarán un balance de la Ronda de Doha después de que la Organización Mundial de Comercio acordara intensificar el ritmo de las negociaciones, ya en su décimo año, y luego de que el Grupo de las 20 principales economías del mundo (G-20) los exhortara a aprovechar el 2011 como una ventana de oportunidad para alcanzar un acuerdo.

"Lo que vamos a tratar de obtener de los ministros es aceleración", dijo Pascal Lamy, director general de la OMC.

Lamy no asistirá a la cena del viernes, pero sí participará en otra reunión de unos 25 ministros, incluyendo a los siete, el sábado.

El anfitrión de la cena del viernes, el comisario de Comercio de la UE, Karel De Gucht, concordó en que son necesarias nuevas medidas de parte de todos los actores.

"Todos alrededor de la mesa se dan cuenta de que si se trata de negociar, es dar y recibir. No hay nada de malo en un compromiso", dijo a Reuters.

La Ronda de Doha fue lanzada a finales del 2001 para impulsar a la economía mundial y ayudar a los países pobres a progresar mediante el comercio.

Mientras los economistas difieren sobre el impacto de abrir los mercados de los alimentos, productos industriales como autos o químicos, y servicios como banca y seguros, varios estudios demuestran que un nuevo acuerdo comercial podría añadir cientos de miles de millones de dólares a la economía mundial, impulsando la confianza empresarial.