La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, enfrentará esta semana un interrogatorio exhaustivo de los legisladores estadounidenses que buscarán revelar detalles sobre el momento en que la Fed planea subir las tasas de interés.

Yellen probablemente ofrecerá pocos detalles en el testimonio preparado que ofrecerá este martes a la Comisión Bancaria del Senado, y el miércoles ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

Pero sus respuestas a las preguntas de los legisladores serán analizadas para conocer a fondo su pensamiento sobre temas como la inflación débil, el crecimiento estancado de los salarios y si aún siente que la caída en la tasa de desempleo está ocultando males persistentes en el mercado laboral.

La aparición de Yellen ante el Senado será una prueba clave de su capacidad para enfrentar al nuevo Congreso controlado por los republicanos, mientras encamina a la Fed a un cambio histórico en su política que está previsto más tarde este año.

La Fed no ha elevado las tasas de interés desde el 2006 y en los últimos siete años ha expandido los límites de su activismo a través de la compra de activos por más de US$3 billones y con unas tasas de interés cercanas a cero.

Los conservadores dentro del banco central y muchos republicanos en el Congreso sostienen que la Fed bajo Yellen, una persona nominada por Obama con preocupaciones fuertemente establecidas sobre el daño que la crisis financiera hizo a las familias trabajadoras, está fuera de sintonía con las mejoras en la economía.

Las dos últimas declaraciones de política de la Fed han dicho que el banco central seguirá siendo paciente al decidir cuando elevará las tasas de interés. Se espera que los legisladores consulten a Yellen sobre cuándo concluirá este enfoque paciente.