Londres. El yen cayó fuertemente este lunes respecto al dólar, hasta alcanzar su valor mínimo durante los últimos tres meses luego de que Japón interviniera su mercado para frenar la apreciación de su moneda, aunque los operadores indicaron que podrían necesitarse más medidas para asegurar un impacto de largo plazo.

Operadores europeos se inclinaban a probar la resolución de Tokio, llevando la divisa a menos de los 78 yenes, pese a que había rumores de posibles ofertas oficiales en ese nivel. La divisa quedó muy por debajo de su anterior máximo de 79,55 yenes en la plataforma de operaciones EBS.

"El foco es hacerlo lo más doloroso posible para retener las posiciones largas en yenes y cortas en dólares", dijo Sebastien Galy, estratega de divisas de Societe Generale.

"Si el dólar/yen sigue bajando agresivamente, entonces las autoridades japonesas sentirán la necesidad de intervenir nuevamente", agregó.

El dólar se mantenía alejado de su promedio móvil de 200 días de unos 79,88 yenes, pese a que algunos operadores especulaban con que las autoridades niponas podrían buscar llevarlo por sobre los 80 yenes. El billete verde subía 2,75% hasta los 77,83 yenes.

Jun Azumi, ministro de Finanzas nipón, dijo que Tokio intervino el mercado por su propia cuenta a las 0125 GMT y que seguirá interviniendo hasta que los resultados le satisfagan.

Los operadores estimaban que el Banco de Japón pudo haber comprado entre 65.000 y 75.000 millones de dólares contra el yen, lo que superaría su intervención del 4 de agosto, cuando registró un récord de 59.400 millones de dólares.

La última incursión de Tokio, anunciada por las autoridades señalando que se les había agotado la paciencia ante la fortaleza del yen, se realizó poco antes de la cumbre de líderes del G-20 en Francia, donde se espera que la crisis de deuda de la zona euro acapare la agenda.

El euro caía más de 1% hasta los 1,3994 dólares, lejos de un máximo de dos meses de 1,4248 dólares que alcanzó la semana pasada. Analistas indicaron que podría mantenerse débil antes de la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo el jueves, donde se podría apuntar a una rebaja de la tasa de interés en diciembre.

El dólar también podría verse bajo una renovada presión si las autoridades de Estados Unidos anuncian planes para explorar más medidas de alivio monetaria para apoyar el crecimiento tras una reunión de política de dos días de la Reserva Federal que partirá el martes.

El índice dólar subía 1,2% a 76,006.