Tokio. El yen se mantenía débil este lunes, pero las pérdidas resultaban limitadas y los operadores no descartan que el Banco de Japón podría verse obligado a volver a intervenir contra su moneda para socavar su tendencia alcista.

"Por el momento, la intervención ha surtido efecto, estableciendo un límite en la cota de los 80 yenes (por dólar). Las autoridades japonesas quieren controlar la volatilidad y el ritmo de apreciación y parece que, de momento, esto está dando resultados", dijo Christopher Gothard, de Brown Brothers Harriman en Hong Kong.

Según analistas y operadores, el Banco de Japón, el Banco Central Europeo y el Banco de Canadá vendieron este viernes yenes por importe de US$32.200 millones.

A esta cifra habría que añadir las intervenciones por parte del Banco de Inglaterra y de la Reserva Federal, para las cuales no había estimaciones.

El dólar subía este lunes un 0,4% frente al cierre neoyorquino hasta 80,93 yenes tras avanzar el viernes brevemente un 4% superando la cota de los 82 yenes.

La intervención concertada tuvo lugar después de que este jueves el yen subiera hasta 76,25 yenes por dólar, su nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial.

Frente al resto de las principales monedas, el dólar seguía flojo este lunes, bajando a un nuevo mínimo de 15 meses contra una cesta de divisas.

El euro subió brevemente a 1,42 dólares, su nivel más alto en cuatro meses al crecer las expectativas puestas en los trabajos preparatorios del Eurogrupo, que se reúne hoy para avanzar en la ampliación del fondo de rescate de la zona euro.

Tras reducir sus ganancias iniciales, el euro cotizaba a US$1.4168, un descenso de un 0,1% respecto al cierre del viernes.