Londres. El yen ganaba terreno contra el dólar este miércoles, apoyado en flujos estacionales de exportadores japoneses que compraban la moneda al cierre de su año financiero, con una acumulación de posiciones en corto contra el billete verde que lo dejaban vulnerable a un nuevo ajuste.

La divisa estadounidense cedía un 0,3% a 82,89 yenes tras descender a un mínimo de sesión de 82,61 yenes en la mañana de Europa.

"Las apuestas en corto del yen contra el dólar han sido el principal tema del trimestre y el mercado parece que ha ido demasiado lejos antes del fin del año fiscal japonés", comentó John Hardy, estratega cambiario de Saxo Bank.

"Si se miran los diferenciales de tasas entre Estados Unidos y Japón, no respaldan el nivel donde está en este momento el dólar/yen", agregó.

Los inversores ponen mucha atención al diferencial entre los rendimientos de los bonos soberanos a dos años de Estados Unidos y Japón. Ese diferencial se ha estrechado significativamente desde sus máximos a inicios del mes de cerca de 28 puntos básicos a 21 puntos básicos el miércoles.

"Todavía pienso que el principal conductor para la paridad dólar/yen serán las expectativas de tasas estadounidenses. Bernanke de la Fed ha dado una señal fuerte de que las tasas permanecerán bajas por algún tiempo, de manera que el potencial alcista para el dólar/yen es limitado", dijo Ian Stannard, jefe de estrategia de monedas europeas de Morgan Stanley.

Las compras de yenes de exportadores japoneses tienden a repuntar los fines de mes, y ahora hay una atención adicional a los potenciales flujos, ya que el año fiscal para la mayoría de las empresas japonesas termina en marzo.

Tales factores estacionales ayudaron a acelerar las compras de yenes de exportadores nipones el miércoles, pese a reportes de que algunos ya han hecho coberturas de sus posiciones en moneda extranjera para los próximos meses.

Operadores comentaron que el miércoles era el plazo límite para las transacciones cambiarias que serán contabilizadas al cierre del año fiscal.

El yen ha estado bajo presión desde el sorpresivo estímulo monetario aplicado por el Banco de Japón en febrero, cuando amplió su programa de compra de activos en 10 billones de yenes y fijó una meta de inflación del 1%.

El dólar alcanzó un máximo de 11 meses de 84,187 yenes este mes en la plataforma electrónica EBS y operadores han dicho que sigue fuertemente respaldado.

Apuntaron a órdenes de vender dólares para frenar pérdidas que profundizarían su caída en el día hasta cerca de 82,60 yenes, con un soporte en el promedio móvil de 21 días en torno a 82,44, sobre el cual se ha mantenido desde principios de febrero.

El euro recortó sus pérdidas iniciales para operar estable en 110,79 yenes, bajo el máximo de cuatro meses y medio de 111,43 yenes registrado la semana pasada en EBS. La moneda comunitaria ganaba un 0,3 por ciento contra el dólar a 1,3360 dólares, cerca de un techo de un mes de 1,3386 de este martes.

Los comentarios moderados del jefe de la Fed, Ben Bernanke, esta semana han golpeado al dólar, ya que han levantado las expectativas de una nueva ronda de estímulo monetario en Estados Unidos.

Bernanke dijo el martes que es demasiado pronto para cantar victoria en la recuperación económica estadounidense.

El dólar caía levemente frente a una cesta de monedas de referencia en 78,966 tras descender a un piso de un mes de 78,77 este martes. El miércoles, cayó a un nuevo mínimo de un mes contra el franco suizo de 0,90162 francos.

Para más tarde, se espera el dato de pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos.