Londres. El yen se alejaba este lunes de un mínimo de cinco meses contra el euro y subía frente a las monedas sensibles al crecimiento económico global, beneficiado por una moderación en la búsqueda de activos de más riesgo mediante préstamos en la divisa japonesa.

La categoría del yen como divisa blanco de operaciones de carry trade, que implican que los inversores se endeudan en monedas de bajo rendimiento para invertir en activos de mayor rentabilidad, podría mantenerse después del sorpresivo estímulo monetario lanzado por el Banco de Japón el mes pasado.

Adicionalmente, un reciente aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense le quitó atractivo al dólar como divisa de financiamiento en comparación con el yen.

Tras llegar a nuevos mínimos frente al euro y acercarse a pisos de 11 meses contra el dólar, la moneda japonesa ha repuntado, pero podría mantenerse bajo presión, dado que la mayoría de los inversionistas esperan cualquier rebote para iniciar nuevas posiciones a la baja en el yen, dijeron analistas.

El euro cotizaba a 109,45 yenes, con una caída del 0,5 por ciento diaria, tras subir hasta los 110,15 yenes en la sesión asiática, su nivel más alto desde fines de octubre.

El dólar australiano, de mayor rendimiento, subió hasta los 88,63 yenes, su punto más alto desde mayo del 2011. La divisa, ligada al crecimiento, se mantenía luego en 87,98 yenes, bajando un 0,3% en el día.

"Hubo un importante alza en las posiciones cortas en yenes, por lo que vemos un poco de retiro antes de un feriado en Japón", dijo Jeremy Stretch, jefe de estrategia de divisas de CIBC World Markets. Los mercados nipones estarán cerrados para una festividad el martes.

"Estas son las oportunidades para iniciar nuevas posiciones bajistas y esperamos que el dólar/yen suba hacia los 85-85,50 yenes, mientras el euro sube por sobre los 110 yenes, lo que podría consolidarse", agregó.

Las posiciones cortas netas en yenes subieron de forma significativa en las últimas tres semanas. Tras la disminución de los riesgos relacionados a Grecia en la zona euro, la moneda única se veía apoyada contra el yen, mientras que la menor posibilidad de un estímulo monetario en Estados Unidos le daba al dólar un impulso.

El dólar operaba casi sin cambios contra una cesta de divisas en 79,775, mientras que el euro cotizaba bastante más bajo contra el billete verde en 1,3160 dólares.

Pese al leve alivio en la zona euro, los especuladores siguen tomando posiciones pesimistas en el euro, aunque recortaron algunas de esas apuestas.

El dólar operaba en 83,03 yenes , perdiendo un 0,3% en el día y retirándose de un máximo de 11 meses de 84,187 yenes alcanzado el jueves.