Hong Kong. El yen rebotó este jueves pese a la perspectiva de que Japón vuelva a intervenir en el mercado cambiario vendiendo su moneda, mientras las bolsas asiáticas retrocedieron desde máximos de casi cinco meses, arrastradas por un descenso en los precios de los metales.

La intervención de Japón este miércoles para debilitar al yen llegó antes de lo pensado y fue más agresiva de lo que muchos esperaban, haciendo sospechar a los inversores de que las autoridades de otras economías asiáticas podrían mantener débiles a sus monedas.

Japón no pareció haber intervenido en los mercados cambiarios este jueves durante el horario de operaciones en Asia, dejando lo que un operador llamó un "ensordecedor silencio".

Las monedas asiáticas son un gran factor de atención para los inversores globales, especialmente con el gobierno chino estableciendo el punto medio del yuan para sus operaciones en un nivel máximo tras la revaluación por quinto día consecutivo.

Pekín está bajo presión de Washington, donde los legisladores frustrados por la lenta apreciación del yuan han amenazado con tomar acciones contra China.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, dirá a los legisladores más tarde que está buscando maneras para hacer que Pekín se mueva más rápido respecto al yuan, según mostraron extractos de sus declaraciones preparadas para el Congreso.

El dólar perdía un 0,4%, a 85,45 yenes, no muy lejos del pico de este miércoles a alrededor de 85,75 yenes. Los operadores podrían poner a prueba la resolución de Japón de mantener débil al yen, aunque los administradores de carteras con un horizonte de tiempo más largo podrían abstenerse de cerrar apuestas sobre la debilidad del yen.

"Los inversores institucionales han comenzado a cerrar sus posiciones cortas en el yen y largas en el dólar desde mediados de agosto, lo que creo que ha ayudado a acelerar la apreciación del yen. La intervención podría hacer que esos inversores piensen dos veces antes de cerrar esas posiciones", dijo Kimihiko Tomita, de State Street Global Markets en Tokio.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas caía un 0,76%, golpeado por tomas de beneficios en el sector de materias primas y debilidad en los papeles financieros.

La bolsa de Shanghái fue la que sufrió el mayor descenso en la región, con una caída del 2% por temores a que los reguladores incrementen los requerimientos de capital para los bancos.

El oro no mostraba grandes cambios y se negociaba a US$1.266,25 dólares la onza tras tocar un récord a US$1.274,75 dólares este martes.

El crudo estadounidense caía por tercer día consecutivo, perdiendo 84 centavos por barril, a 75,18 dólares, luego de que Enbridge dijo que los reguladores estadounidenses habían autorizado la reapertura de su principal oleoducto desde Canadá hacia Estados Unidos.