Según el Índice de Confianza YPO Global Pulse en América Latina, el cual registra trimestralmente los niveles de confianza económica entre los directores ejecutivos, el resultado es que aumentó 2,8 puntos hasta alcanzar una firme puntuación de 62 su nivel más alto desde abril de 2013.

Este crecimiento en el índice de confianza tiene lugar luego de una tendencia al alza de dos años, y se pudo observar que el índice de confianza se recuperó de un 49,6 en 2015 y ahora se encuentra en territorio optimista por encima de los 60.

La mejora en este trimestre se debió en gran parte a un fuerte repunte del índice de confianza en Brasil, que aumentó 8 puntos alcanzando 65,6; su punto más alto desde julio de 2011. El índice de confianza también mejoró en América Central y América del Sur, tras la estabilización de los precios de los commodities y la afluencia de inversiones extranjeras.

Sin embargo, aunque la tendencia general en toda América Latina fue de un mayor índice de confianza, no todos los países reportaron el mismo crecimiento. Principalmente, México experimentó una fuerte caída de 9,4 puntos alcanzando 58,2, su nivel más bajo en un año, mientras que las negociaciones comerciales siguen preocupando a los líderes empresariales.

“Los niveles de confianza fluctúan en toda América Latina y, evidentemente, todavía existe cierta preocupación en la estabilidad de una serie de economías de la región. Sin embargo, la sensación general es que las condiciones están mejorando a medida que nos adentramos en el 2018. Hay grandes oportunidades de crecimiento y expansión a corto plazo que los líderes empresariales buscan explorar”, indicó Ines Temple, miembro de YPO y presidente de Lee Hecht Harrison.

“Los directores ejecutivos esperan que los conflictos sociopolíticos en otras regiones del mundo no resulten en una desaceleración de la economía mundial”.

Conclusiones clave en América Latina

Situación económica con tendencia a mejorar. Los líderes empresariales fueron notablemente más positivos con respecto al rumbo que está tomando la economía a corto plazo, a diferencia del trimestre anterior. Casi dos tercios (64%) de los encuestados cree que la situación económica mejorará en los próximos seis meses, el 22% pronosticó que el entorno se mantendría sin cambios, y el 14% sostuvo que las condiciones empeorarán.  

Los líderes empresariales de América Latina se mantienen positivos

Con miras a los próximos 12 meses, los encuestados se mostraron optimistas con respecto a las proyecciones de sus propias organizaciones, lo cual se reflejó en los tres indicadores principales del estudio, es decir, ventas, empleo e inversión fija.

La confianza en las ventas aumentó 3 puntos alcanzando 69,4 con más de tres cuartas partes (76%) de los encuestados que pronosticaron mayores ingresos y solo un 3% que pronosticó una reducción en la facturación.

Con respecto a las intenciones de contratación, el índice de confianza aumentó 1,3 puntos y alcanzó un total de 56,5. Más de un tercio (36%) de los encuestados esperaba un aumento de personal, a diferencia de solo el 4% que predijo reducciones de personal; una notable mejora a diferencia del 11% del trimestre anterior. 

La confianza en las inversiones fijas se mantuvo relativamente estable con 59,8; un 53% de los encuestados predijo que los gastos de inversión se mantendrían en el mismo nivel, mientras que el 42% pronosticó un aumento.   

Conclusiones clave en Brasil

Los líderes empresariales en Brasil mostraron una perspectiva mucho más positiva con respecto a las proyecciones de sus propias organizaciones para los próximos 12 meses.

El índice de confianza en las ventas aumentó 8,9 puntos alcanzando 71,1. El 80% de los encuestados pronosticó un aumento en los ingresos, frente a solo un 2% que pronosticó una caída en la facturación, lo que representa una mejora significativa con respecto al trimestre anterior, cuando solo un 54% creía que las ventas aumentarían y un 8% esperaba una caída en los ingresos.

Debido a la caída en las cifras de desempleo, la confianza en las contrataciones subió 4.9 puntos, alcanzando un total de 58. Casi la mitad (44%) de los encuestados espera que haya un aumento de personal, mientras que solo el 6% ha pronosticado una reducción de personal.

La perspectiva en inversiones fijas también mejoró, creciendo 2.9 puntos, alcanzando 60.3. Más de un tercio (38%) de los encuestados espera aumentar el gasto en inversión, y solo el 4% predijo una reducción en los niveles de inversión.

Análisis global. A nivel global, el índice de confianza se mantuvo estable con 62.4, y actualmente se mantiene firme en terreno positivo en cuatro encuestas consecutivas, oscilando entre 62.0 y 62.5. Estados Unidos fue la región con mayor confianza alcanzando 63.5. La confianza en Canadá también se mantuvo positiva, disminuyendo de manera marginal en 1.1 puntos, alcanzando un 61.8, y Australasia registró una caída de 3.7 puntos alcanzando un 63.3. En Europa, el ánimo se mantuvo optimista, mientras que la Unión Europea (UE) cayó en 1.2 puntos hasta alcanzar 61.8, y en países europeos que no pertenecen a la UE se observó una caída de 1.7 puntos hasta alcanzar los 58.6. En Asia, el índice de confianza aumentó en 1.3 puntos, alcanzando 62.8, impulsado por un aumento de 8.8 puntos en China, y una mejora en la confianza en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Con respecto a otros lugares, la confianza en África aumentó en 1.2 puntos hasta alcanzar 57.5, sin embargo, sigue siendo la segunda región con menor índice de confianza, seguida solo por la región de Medio Oriente y Norte de África (MENA), donde el índice de confianza aumentó en 2.5 puntos hasta alcanzar un total de 53.2.

Índice de Confianza YPO Global Pulse. La encuesta electrónica trimestral, realizada durante las primeras dos semanas de octubre de 2017, recolectó las respuestas de 925 directores ejecutivos de YPO a nivel mundial, incluyendo 112 en América Latina. Visite www.ypo.org/globalpulse para obtener mayor información sobre la metodología y los resultados de la encuesta en todo el mundo.