Pekín. El yuan chino inevitablemente se convertirá en una moneda de cambio internacional, pero el momento en que la divisa goce de libre convertibilidad no puede proyectarse fácilmente, dijo este lunes el primer ministro chino, Wen Jiabao, en un foro de autoridades económicas, líderes empresariales y académicos.

Para que el yuan se haga global debe existir antes un ambiente económico estable, sólidos marcos regulatorios financieros y confianza global, dijo Wen a los delegados del Foro de Desarrollo de China, agregando que el proceso sería natural y no tenía que ser forzado.

"La internacionalización del yuan, cuando venga, no se podrá detener aunque se quiera detener", dijo Wen. "Pero si el momento no es el adecuado, entonces no es posible una implementación anticipada", agregó.

El domingo, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo que el yuan podría convertirse en una moneda de reserva en el futuro si el país emprende reformas económicas adicionales.

La jefa del FMI dijo que China necesitaba una hoja de ruta para un sistema cambiario más fuerte y flexible.

Wen sostuvo la semana pasada que China intensificará las reformas de su régimen cambiario y permitirá que el yuan flote más libremente, resaltando que la moneda china está cerca de su valor justo tras apreciarse cerca del 30 por ciento contra el dólar desde las reformas de julio del 2005.

China ha permitido que todos los exportadores e importadores del país lleven a cabo contratos internacionales en yuanes, y un nuevo asesor del banco central dijo que el yuan podría ser completamente convertible a partir del 2016.

China opera un sistema cerrado de cuentas de capitales y su moneda, el yuan, está firmemente controlado, aunque Pekín está elevando el perfil global del yuan.

Recientes comentarios de Wen, del gobernador del banco central Zhou Xiaochuan, y los precios del controlado mercado del yuan, han intensificado la especulación de los inversionistas de que Pekín está cerca de anunciar un cambio en la banda de operación diaria de la moneda contra el dólar.