Shanghai. El yuan escaló este lunes a un máximo de 21 meses, sugiriendo que las autoridades están liberando a la moneda de su atadura de 23 meses al dólar tras prometer una mayor flexibilidad durante el fin de semana.

Las monedas asiáticas y las bolsas subieron y los bonos del Tesoro estadounidense cayeron por expectativas de que la promesa de China, de entregar al yuan nuevo territorio para moverse, podría suavizar las tensiones políticas con Occidente y alentar a los inversores a apostar por activos de más riesgo.

La decisión de China de mantener su moneda atada al dólar desde mediados de 2008 ha sido un imán para las críticas de que Pekín ha estado obteniendo una injusta ventaja cambiaria durante la crisis financiera global.

Su anuncio durante el fin de semana de que daría una mayor flexibilidad a su moneda fue bien recibido en todo el mundo, incluso en Estados Unidos, aunque con alguna cautela pues muchos esperan ver qué significan esas palabras en la práctica.

La primera parte de la respuesta se conoció este lunes.

El yuan subió hasta un máximo a 6,8110 unidades por dólar, un alza de apenas 0,2% desde su cierre viernes a 6,8262, pero de todas maneras su nivel más alto desde septiembre de 2008.

Se trata también la mayor apreciación intradiaria desde octubre del 2008, y da más pruebas de que el banco central estaba permitiendo que la moneda se mueva con más libertad.

El yuan puede negociarse 0,5% más o menos que el punto de referencia contra el dólar, por lo que se trata de un importante indicador para el humor de los negocios.

Dudas. El banco central chino fijó más temprano su tasa de referencia diaria en 6,8275 yuanes por dólar, sin cambios con respecto a su punto de referencia del viernes, generando algunas dudas respecto a las intenciones chinas y enfriando levemente los repuntes en varios mercados.

"En el corto plazo el banco central necesita dejar que el yuan se aprecia para tranquilizar a Estados Unidos y las crecientes presiones", dijo Wang Haoyu, economista de First Capital Securities en Shenzhen.

"Pero quizás ellos no movieron el punto de referencia para enviar el mensaje de que 'si nos moveremos, pero el movimiento será lento'", agregó el analista.

Muchos economistas prevén que el yuan se aprecie un poco más en los próximos días, aunque a un ritmo muy modesto.

Más temprano, los activos ligados al crecimiento global, desde las materias primas a las acciones y las divisas asiáticas, avanzaron por la esperanza de que el sorpresivo compromiso de China de flexibilizar el yuan disminuiría el riesgo de una guerra comercial entre Pekín y Washington.

"Es un repunte por el alivio de que esto podría reducir las tensiones comerciales antes de la cumbre del Grupo de los 20", dijo Sean Callow, estratega senior de monedas de Westpac en Sidney, antes de que China fijara el punto de referencia.

"Tal vez la excitación ha sido exagerada y este sea sólo un pequeño paso en una marcha muy larga (...) Pero se debe suponer que el yuan se apreciará esta semana debido a toda la angustia política. Ellos necesitan llegar a la cita del G20 con algo real", agregó.

Pekín ha enfrentado una serie de críticas desde el exterior por mantener artificialmente devaluado al yuan, aún cuando sus exportaciones ya recuperaron su fuerza arrolladora.

El banco central de China sorprendió a todos el sábado cuando anunció que daría mayor flexibilidad al yuan, pero para el domingo ya parecía que estaba descartando la posibilidad de un cambio de gran envergadura.

En un nuevo comunicado en su sitio de internet, el banco central descartó explícitamente una revaluación de una sola vez, repitiendo que no existe la base para una gran apreciación, y que el valor de la moneda no está muy lejos de su nivel correcto.

En las primeras operaciones, el dólar cayó en la mayoría de los mercados, y materias primas desde el petróleo a los metales básicos tuvieron un alza, aunque perdieron cierto atractivo luego de que se fijó el punto de referencia del yuan.

La mayoría de las divisas asiáticas se fortalecieron, con el dólar de Singapur apreciándose 1% contra su homólogo estadounidense en las primeras operaciones.