Reestructuración. El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, rompió un tabú europeo, señalando que una reestructuración manejada de sus pasivos podría generar confianza en los mercados financieros si un país de la zona euro era incapaz de pagar su deuda.

"La incertidumbre sobre quién pagará puede exacerbar y propagar los temores, avanzando hacia otros países o bancos, que de otro modo serían capaces de manejarse dada la disciplina y el momento", afirmó.

"Uno necesita considerar estos temas cuidadosamente, caso por caso. Si queda claro que un deudor en particular no puede pagar sus compromisos, una reestructuración manejada, combinada con apoyo financiero, puede crear confianza en que el crecimiento puede recuperarse", agregó.

Los gobiernos de la Unión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) han insistido que no hay posibilidades de que algún país de la zona euro vaya a cambiar las fechas de vencimiento de sus bonos o a reducir su deuda en circulación, incluyendo a Grecia.

Por su parte, el funcionario del BCE Axel Weber y presidente del Bundesbank alemán, conocido por su postura crítica contra la inflación, dijo el miércoles que el escepticismo de los mercados financieros frente al plan de rescate para Grecia y ante una red de seguridad por un billón de dólares para la zona euro era incomprensible.

La zona euro necesita recuperar la confianza perdida tras sus últimas medidas de apoyo, señaló, añadiendo que las recientes medidas de austeridad anunciadas en España, Portugal y Grecia apuntaban en la dirección correcta, aún cuando estos sólo eran los pasos iniciales.