La zona euro cerró 2012 con un déficit del 3,7% y la Unión Europea (UE) con el 4% del PIB, lo que supone una reducción en ambos casos comparado con el año anterior, pero con unos datos de deuda al alza del 90,6 % y al 85,3 %, respectivamente, informó Eurostat.

La primera notificación de los niveles de déficit y deuda de los Veintisiete publicada por la oficina estadística comunitaria Eurostat recuerda que un año antes el déficit de la zona euro había sido del 4,2% del PIB y del 4,4 % en el conjunto de la UE.

Eso supone, en el caso de los Diecisiete, una reducción de medio punto y, en el de todo el bloque comunitario, de cuatro décimas.

Por su parte, la deuda pública subió en el área de la moneda única 3,3 puntos básicos, desde el 87,3% del PIB registrado en 2011 al 90,6%, en tanto que la del conjunto de la UE aumentó 2,8 puntos.

En 2012 los déficit más bajos los registraron Estonia (0,3 % del PIB), Suecia (0,5 %), Bulgaria y Luxemburgo (ambos 0,8 %) y Letonia (1,2 %).

Un total de 17 Estados miembros tenían déficit superiores al 3 % del PIB, el techo fijado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

Se trata de España, (10,6 % con la ayuda bancaria), Grecia (10 %), Irlanda (7,6 %), Portugal (6,4 %), Chipre y Reino Unido (el 6,3 %, respectivamente), Francia (4,8 %), la República Checa (4,4 %), Eslovaquia (4,3 %), Holanda (4,1 %), Dinamarca y Eslovenia (el 4 %, cada uno), Bélgica y Polonia (el 3,9 % cada uno), Malta (3,3 %), Lituania (3,2 %) e Italia (3 %).

En general, trece Estados miembros mejoraron su cifra de déficit comparado con 2011, doce la empeoraron y dos la mantuvieron estable.

Por otro lado, las tasas más bajas de deuda pública las registraron en 2012 Estonia (10,1 %), Bulgaria (18,5 %), Luxemburgo (20,8 %), Rumanía (37,8 %), Suecia (38,2 %), Letonia y Lituania (el 40,7 % cada uno).

Un total de 14 Estados miembros tenían niveles superiores al 60 % establecidos por el PEC.

Entre ellos Grecia (156,9 %), Italia (127,0 %), Portugal (123,6 %), Irlanda (117,6 %), Bélgica (99,6 %), Francia (90,2 %), Reino Unido (90 %), Chipre (85,8 %) y España (84,2 %).

En 2012, el gasto público en la zona euro equivalía al 49,9 % del PIB y la recaudación al 46,2 %, mientras que el conjunto de la UE fue equivalente al 49,4 % y el 45,4 %.