Londres. La crisis de deuda de la zona euro podría haber llevado a la economía del bloque de vuelta a la recesión, según sondeos empresariales conocidos este lunes que además mostraron que la economía china creció con solidez en octubre.

Los índices de gerentes de compra (PMI por su sigla en inglés) sólo sirvieron para destacar las razones por las cuales los líderes europeos intentan aplicar medidas sustantivas y duraderas para contener una crisis de deuda soberana que llevó a que los negocios del bloque cayeran por segundo mes en octubre.

Una cumbre de la Unión Europea del fin de semana mostró algo de progreso en la idea de ampliar el poder del fondo de rescate de la zona euro y de recapitalizar a los bancos, pero esas medidas podrían llegar demasiado tarde como para evitar la segunda recesión en cuatro años.

El indicador adelantado del PMI compuesto de Markit para la zona euro, que mide la actividad empresarial de miles de compañías del sector manufacturero y de servicios, se hundió a 47,2 este mes desde los 49,1 previos, por debajo de la marca de 50 puntos que divide el crecimiento de la contracción.

La cifra fue menor a los pronósticos de los 19 economistas sondeados por Reuters, sin mencionar la media de 48,8 puntos. Markit, que compila los sondeos, dijo que el número era consistente con una contracción del 0,5% en el Producto Interno Bruto (PIB).

Como si la clase política de Europa necesitara recordar cómo la crisis hiere la confianza entre las empresas y los consumidores europeos, el índice de expectativas empresariales en la zona euro del PMI se hundió a su nivel más bajo desde marzo del 2009, el mínimo de la última recesión.

"Con todo, este es un reporte miserable, donde resalta el hecho de que la zona euro está cayendo nuevamente en recesión", dijo Peter Vanden Houte, economista jefe de la zona euro en ING Financial Markets.

"Es improbable que el paso de tortuga que lleva el camino de resolución de la crisis de deuda europea altere este escenario pronto", agregó.

Aún así, las acciones mundiales registraban ganancias el lunes, tras la escalada de Wall Street el viernes y por la tranquilidad de que la economía de China podría no correr tanto peligro como se temía.

El PMI adelantado de China mostró que su gran sector manufacturero revirtió su tendencia de tres meses de contracción, gracias a la robusta demanda interna. Las presiones de precios también bajaron, quizás el único dato positivo que compartió con el débil reporte de la zona euro.

Los economistas, que fracasaron rotundamente en prever la llegada de la Gran Recesión del 2008 hasta que ya había empezado, fuero inusualmente francos sobre el significado de los sondeos.

"Si la zona euro no puede caer en recesión mientras enfrenta la mayor crisis financiera en generaciones y los sondeos empresariales caen en la cantidad que lo han hecho, ¿cuándo podría?", se preguntó Alan Clarke, economista de Scotia Capital.

Jeavon Lolay, jefe de investigación global de Lloyds Banking Group, concordó y señaló que "definitivamente sugiere una recesión desde este momento".

Crisis de confianza. Los líderes europeos se reúnen nuevamente el miércoles para dar cuerpo a propuestas que combatan una crisis que surgió en Grecia hace dos años y que amenaza la solvencia de economías tan grandes como Italia y España, si no se controla.

Per hay fuertes diferencias sobre cómo debería hacerse. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se replegó ante la implacable negativa alemana a su deseo de utilizar fondos ilimitados del Banco Central Europeo para combatir la crisis.

Como si la clase política de Europa necesitara recordar cómo la crisis hiere la confianza entre las empresas y los consumidores europeos, el índice de expectativas empresariales en la zona euro del PMI se hundió a su nivel más bajo desde marzo del 2009, el mínimo de la última recesión.

La actividad de servicios en Francia se contrajo en octubre por primera vez en más de dos años al caer más de cinco puntos a 46,0 desde 51,5 en septiembre.

La semana pasada, Moody's dijo que podría dejar en perspectiva negativa la calificación crediticia "Aaa" de Francia si el menor crecimiento ajustaba demasiado su presupuesto, una rebaja que el Gobierno prometió evitar.

La economía alemana, el principal motor del crecimiento en la zona euro este año, tuvo un mejor desempeño que la mayoría en octubre debido a un sorpresivo aumento en la actividad del sector de servicios. Sin embargo, el PMI manufacturero cayó a 48,9 desde los 50,3 puntos anteriores.

Buenas noticias en China. El PMI adelantado de HSBC del sector manufacturero de China, diseñado para dar una visión temprana de la actividad fabril del mes, subió a 51,1 en octubre desde la lectura final de septiembre de 49,9 puntos, ante el incremento de las nuevas órdenes y pedidos de exportación.

"Gracias al repunte en las nuevas órdenes y la producción, el PMI adelantado principal volvió a terreno expansivo durante octubre, marcando un fuerte inicio de la actividad manufacturera del cuarto trimestre", dijo Qu Hongbin, economista de China en HSBC.

China es vulnerable a una demanda que se debilita en Estados Unidos y Europa, sus dos mayores mercados de exportación. Pero la robusta demanda interna -consumo e inversión- y el sólido crecimiento de las exportaciones a los mercados emergentes han dado algo de protección.

"Las condiciones de demanda doméstica parecen sólidas y suficientes como para mantener a la economía creciendo cerca del 9%, a juzgar por el repunte en el PMI desde un mínimo de 49,3 en julio", dijo George Worthington, economista para Asia Pacífico de IFR Markets, una unidad de Thomson Reuters.

Economistas en el último sondeo de Reuters publicado la semana pasada predijeron que la tasa de crecimiento de China se desaceleraría a un 8,6% el 2011.