Nueva York. Fitch Ratings sacó a Argentina del territorio altamente especulativo tras otra ronda de canjes de deuda, lo que a juicio de la agencia calificadora, alivió la presión de deuda del país y lo volvió a poner en vías de mejorar la relación con sus acreedores.

La agencia mejoró la calificación de la deuda soberana desde RD, o "default restrictivo", a grado especulativo "B" con una perspectiva estable tras la reciente reapertura del canje de bonos incumplidos del país.

La medida fue esencialmente un cambio técnico, que refleja la noción de que el canje de deuda ofrecido a los tenedores de US$20.000 millones en bonos que quedaron fuera de un anterior canje de 2005 permitió al gobierno argentino atravesar un importante umbral para resolver su masivo incumplimiento de 2001.

Al aumentar el monto total de la reestructuración al 90% de la deuda incumplida -que originalmente era de más de US$100.000 millones- Argentina dio ahora un positivo paso hacia la normalización de las relaciones con acreedores, dijo Fitch en una declaración.

Contrapuntos. Sin embargo, la baja calificación "B", que Fitch define como una clasificación "altamente especulativa", aún refleja las preocupaciones de la agencia sobre las bases estructurales y económicas que apuntalan la deuda de Argentina.

La agencia calificadora de riesgo señaló que el perfil crediticio de Argentina está limitado por su desempeño macroeconómico volátil y un débil marco de política, así como los aún altos coeficientes de deuda gubernamental en relación a países con calificaciones en la categoría "B".

Por el lado positivo, necesidades de financiamiento manejables para el sector público, mejores perspectivas económicas a corto plazo, así como una demostrada flexibilidad para responder a crisis de confianza externas e internas en 2009 respaldan la capacidad de Argentina de cumplir con el servicio de sus obligaciones de deuda por encima de nuestro horizonte proyectado, sostuvo Erich Arispe, director del grupo soberano de Fitch.

Fitch proyecta que el crecimiento de Argentina superará 5% en 2010, gracias a favorables precios de bienes básicos, mejores indicadores de confianza y un sostenido gasto fiscal acelerado.

Bonos globales. En tanto, los bonos de Argentina cerraron en alza apoyados en una mejora de la calificación de la deuda soberana del país, mientras que las acciones se mantuvieron estables.

El alza del mercado de bonos impulsaba una subida de las acciones de bancos, que fue contrarrestada por una baja del precio del crudo que presionó a los títulos de petroleras.

Mientras el índice Merval cerró con una leve baja de 0,03% a 2.288,59 unidades, los bonos en el mercado extrabursátil concluyeron con un alza promedio del 1,8%.

"La mejora en los bonos fue por la subida en la calificación, e impulsó mejoras en los papeles bancarios", dijo Jorge Alberti analista del portal especializado ElAccionista.com.

En tanto, Francisco Marra analista de Bull Market Brokers dijo que "con el nivel de aceptación del canje, Argentina prácticamente salió del 'default' (incumplimiento)".

Leopoldo Olivari operador de la firma Bacqué estimó que "los bonos suben por los fundamentos de la economía local, ya que se nota que la realidad del crecimiento actual de Argentina está sobre las estimaciones privadas, por eso la firmeza de los títulos".

Con información de Dow Jones y Reuters