Fitch Ratings mejoró la calificación de deuda de Ecuador al sacarla de territorio altamente especulativo, citando la mayor liquidez del país ante la recuperación que han experimentado los precios internacionales del petróleo y el aumento en los préstamos bilaterales.

La mejora en la calificación a "B-" se debe a los "moderados niveles de deuda pública y externa" y a los "relativamente altos niveles de ingresos y desarrollo humano" del país, señala Fitch. Los riesgos incluyen la limitada información financiera y la "demostrada débil disposición para el servicio de la deuda".

El último punto contrasta en cierta forma con la medida reciente de Standard & Poor's Ratings Services. S&P elevó en agosto su calificación para la deuda de Ecuador debido a su mayor disposición a realizar a tiempo el pago de intereses de sus bonos globales al 2015. El país se declaró en cesación de pagos hace dos años.

La prima de riesgo de los bonos ecuatorianos disminuía en relación los títulos comparables del Tesoro de Estados nidos tras la mejora de calificación de Fitch.

La perspectiva de Fitch para Ecuador es estable. La agencia destaca que la liquidez del país se mantiene baja en relación a calificaciones similares y que el crecimiento de su producto interno bruto seguirá modesto.