En la asamblea del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, el primer organismo insistió en dudar sobre las cifras oficiales que maneja el gobierno de Cristina Fernández, no sólo para el costo de vida, sino también para la evolución de la economía en general.

Augusto de la Torre, economista jefe para la región del Banco Mundial, advirtió sobre la necesidad de "mejorar las políticas macro" para evitar que la inflación atente contra el crecimiento.

Respecto de la normalización que debiera llevar a cabo Argentina con la deuda al Club de París, dijo que, "eso es algo que esperan los mercados".

La primera advertencia sobre la inflación la hizo el FMI al dar a conocer el informe semestral, a través del cual pronosticó un fuerte crecimiento del 7,5% para Argentina en 2010 y del 4% para el próximo ejercicio.

En este sentido, para el organismo, Argentina junto a Brasil, se posiciona como uno de los de mayor crecimiento en la región. El problema o el aspecto negativo para el país andino, radica en la duda que generan las cifras formales de la economía, que son, las que utilizan los técnicos del FMI para realizar sus proyecciones.

"Analistas privados estiman que el índice de precios al consumidor de inflación ha sido considerablemente mayor. Las autoridades crearon un panel de consejeros académicos para asesorarlos en este tema. Los analistas privados también estiman que el crecimiento real del PIB ha sido significativamente menor que el de los reportes oficiales desde el último cuatrimestre de 2008", advierte el informe, según informa La Nación.