Un déficit fiscal equivalente al 3,5% del PBI 2010 y de 3,8% para el próximo ejercicio registrará Argentina, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional. Además la entidad internacional recomendó solucionar las relaciones con los acreedores.

El organismo internacional emitió una actualización de las Perspectivas Económicas Mundiales donde otra vez relativiza las proyecciones inflacionarias y de crecimiento económico de Argentina, debido a las notorias diferencias que exhiben con los analistas del sector privado, informa Clarín.

De acuerdo con el informe del FMI dado a conocer este martes se da cuenta que, aunque el desequilibrio primario fiscal mostrara un déficit del 0,1% del PBI durante 2010, el balance final del sector público registrará un déficit del 3,5% del PBI para 2010 y del 3,8% para 2011.

Respecto de la expansión del gasto y la inflación, se señala que "la retirada de los estímulos fiscales deberían preceder al retiro (completo) del estímulo monetario. Asimismo, debería permitirse la movilidad del tipo de cambio para no dar lugar a apuestas en un solo sentido que inducirían una mayor entrada de fondos. En algunos casos, quizá se requieran medidas más fuertes para normalizar las tasas de política monetaria, particularmente si se van consolidando las expectativas de inflación o si ésta sigue oscilando cerca del extremo superior de una banda meta", consigna el mismo medio.

En el ámbito fiscal, el organismo indica que  volver a una orientación neutra de la política, exigirá una fuerte desaceleración de la tasa de crecimiento del gasto primario real, que hasta mediados de 2010 ha sido mucho mayor que el crecimiento tendencial del producto en la mayoría de los países.