Washington. El crecimiento global registrará una fuerte desaceleración, superior a la anticipada, desde un ritmo que ya lento, a medida que las economías avanzadas reducen sus presupuestos en medio de la actual crisis de deuda soberana, señaló este miércoles el Fondo Monetario Internacional.

En su informe "Perspectivas de la Economía Mundial", el FMI señaló que "se proyecta una expansión del PIB mundial de 4,8% en 2010 y 4,2% en 2011", y agregó que "siguen predominando los riesgos a la baja".

Aunque se espera que los mercados emergentes como China e India continúen siendo los campeones del crecimiento, los problemas de la deuda pública europea seguirán socavando la recuperación en los países industrializados.

Las perspectivas de crecimiento para Estados Unidos representaron la mayor rebaja del FMI, al ser reducidas al 2,3% desde una estimación previa del 2,9%. Se espera que el crecimiento de China caiga levemente en 2011, a un nivel aún altísimo del 9,6%, frente a la expansión del 10,5% este año. Los riesgos de una desaceleración siguen siendo elevados de cara a una frágil recuperación económica, informó el FMI en su informe.

En el informe el FMI señaló que "el sector financiero sigue siendo vulnerable a los shocks, y el crecimiento parece estar desacelerándose en un momento en que se están retirando las políticas de estímulo", especialmente en las economías avanzadas, señala el FMI.

La renovada turbulencia por la crisis de deuda soberana tiene el potencial de infringir un daño importante a la recuperación, un alto riesgo por los altísimos niveles de deuda que debe ser refinanciada en los próximos dos años.

Enfrentar simultáneamente los problemas presupuestarios y de competitividad en un ambiente externo que se deteriora probablemente causará un fuerte impacto en el crecimiento, agrega el FMI.

El FMI señala que una sostenida y saludable recuperación requiere un cuidadoso acto de equilibrio, tanto a nivel interno como en la cuenta corriente global. La naciones más ricas requieren fortalecer la demanda privada, lo que generaría más espacio para recortes presupuestarios. Los países deficitarios, como Estados Unidos, necesitan aumentar sus exportaciones, mientras que los países que registran superávit comerciales, especialmente en Asia, deben reducir sus exportaciones.

En una clara señal a China, el FMI indicó que el reajuste sólo puede ser alcanzado con el apoyo de una mayor flexibilidad en el tipo de cambio de las monedas subvaluadas.

Si bien la demanda interna en las economías emergentes es más robusta que antes, el FMI espera que el reajuste en la demanda global se estanque debido a que el consumo interno no será suficientemente fuerte para contrarrestar la debilidad de la demanda en las economías avanzadas.

A las condiciones adversas para la recuperación se sumó la advertencia de que la reestructuración del sector financiero necesita acelerarse para restaurar unos niveles de crédito saludables. "En muchas economías avanzadas el sector financiero sigue siendo el talón de Aquiles de las perspectiva de recuperación de la demanda privada", indicó el FMI, que calificó las iniciativas de reestructuración de dolorosamente lentas.

En muchos países, la recuperación parece ser en gran medida una sin generación de empleos: el desempleo en las economías avanzadas ha disminuido de manera solo modesta respecto de sus niveles máximos, y se estima que 210 millones de personas en el mundo no tienen empleo.

*(En el artículo "FMI: Crecimiento global 2011 caería a 4,2% frente 4,8% en 2010", publicado alrededor de las 13:38 GMT,  Dow Jones informó incorrectamente, la última estimación de crecimiento del FMI para Estados Unidos en 2011.Esta es la versión corregida).