Pekin. El Fondo Monetario Internacional dijo en un informe este jueves que a pesar de la apreciación de los últimos meses, el yuan se mantiene muy por debajo de un nivel adecuado.

La rápida acumulación de reservas de divisas realizada por China, los elevados superávit comerciales y la ventaja de la productividad frente a todos sus socios comerciales sugieren que el yuan "sigue estando muy por debajo del nivel consistente con los fundamentales económicos a medio plazo", dijo el FMI en su perspectivas económicas regionales para Asia.

A pesar de la pequeña apreciación nominal de la divisa frente al dólar de Estados Unidos llevada a cabo desde mediados de junio, los tipos de cambio efectivo, que se ajustan a la inflación y a la composición del comercio exterior, "siguen estando más o menos al nivel de finales de 1990", dice el FMI.

El yuan ha subido alrededor de un 2,7% desde que China dijo el 19 de junio que flexibilizaría la cotización de la divisa. El ritmo de apreciación se ha acelerado en las últimas semanas debido a que la presión extranjera sobre China se ha intensificado. La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado un proyecto de ley que penalizaría la política de China de tipos de cambio mediante aranceles sobre los productos chinos, lo que ha incrementado las tensiones diplomáticas días antes de la reunión en Seúl del G20.

En su informe, el FMI también entró en el debate sobre los precios de los inmuebles chinos, argumentando que "parece que hay una burbuja inmobiliaria en algunas de las grandes ciudades, aunque no parece que los precios de las propiedades estén significativamente por encima de los fundamentales económicos del país".

Las autoridades chinas parecen conscientes de los peligros de una burbuja inmobiliaria, dijo el FMI, pero es probable que los precios de las viviendas sigan aumentando debido al rápido crecimiento de los ingresos, la ausencia de impuestos sobre la propiedad y la falta de posibilidades de alternativas de inversión".