Tegucigalpa. El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó a Honduras implementar de inmediato medidas fiscales para revertir el negativo efecto que tuvo en la economía nacional la recesión mundial y la incertidumbre política.

El representante residente del FMI en Tegucigalpa, Mario Garza, indicó en una declaración que la misión del organismo que visitó el país entre el 17 y el 27 de mayo, coincidió con las autoridades locales en que los hechos vividos en 2009 tanto en el plano político como económico, tuvieron “un fuerte impacto negativo en la economía y han deteriorado aún más la cuentas fiscales y externas”.

Frente a ello acordaron “que es imperativo adoptar políticas económicas correctivas para evitar un deterioro aún mayor en la posición fiscal y de balanza de pagos que retrase el retorno de un crecimiento económico sostenido”.

En materia fiscal, “la misión reconoce la importancia de la reforma tributaria efectuada en abril y recomienda agilizar la adopción de las medidas correspondientes”.

A juicio del FMI estas medidas “generarán mayores ingresos tributarios y deberán ser complementadas con acciones que permitan recuperar el control del gasto público corriente, lo cual es compartido por las autoridades”

Al respecto, la entidad puntualiza la importancia de contener el gasto en salarios del sector público –que en 2009 absorbió 90% de la recaudación tributaria- y adoptar mecanismos que permitan que los gastos en subsidios beneficien sólo a los pobres.

También el FMI recomienda elaborar una política integral que conduzca a la viabilidad financiera de los fondos públicos de pensiones.

La declaración añade que en el área monetaria, la misión concuerda con la proyección oficial de inflación para 2010, y recomienda que el banco central contenga la expansión de liquidez para así fortalecer las reservas internacionales”.

Agrega que “en el sistema financiero, la prioridad debe ser continuar mejorando la supervisión bancaria, para asegurar la solidez de la cartera crediticia y fortalecer la intermediación financiera”.

Respecto a los planea a futuro, la misión respalda los planes para desarrollar una agenda de reforma estructural, que incluya una mayor participación del sector privado en proyectos de infraestructura.

En cuanto a las proyecciones para la economía hondureña, la declaración señala que “para 2010 se espera una recuperación en la actividad económica cercana al 2¾ por ciento, mientras que el banco central espera contener la tasa de inflación anual en 6%”.