Seúl. Una nueva estrategia global de desarrollo que se presentará en la cumbre del G-20 marca un "gran salto hacia adelante", dijo este jueves el responsable de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El Grupo de los 20 planea dar su respaldo al "Consenso de Desarrollo de Seúl para un Crecimiento Compartido", el cual pone énfasis en la inversión en infraestructura como un medio para alcanzar un crecimiento sostenible en los países más pobres.

"Esto realmente va a cambiar la forma en la cual enfrentamos el desarrollo", dijo a la prensa Angel Gurría, secretario general de la OCDE.

En su opinión, la adopción de un plan de acción multianual sería "un gran logro" de la cumbre, que comenzó este jueves.

El proyecto identifica nueve áreas donde se necesitan medidas para suavizar los cuellos de botella del desarrollo, como capacitación laboral, un mejor acceso al financiamiento e inversiones.

"El gran salto hacia adelante aquí es que esto ya no es más una cuestión de ayuda. Es una cuestión de desarrollo", dijo Gurría.

El G-20 planea conformar un panel de alto nivel para recomendar alternativas destinadas a movilizar financiamiento para la infraestructura en países en desarrollo.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, estima que las necesidades de financiamiento son de US$900.000 millones al año. La inversión actual es la mitad de eso, según dijo este miércoles en Singapur.