Pekín. La economía china podría protagonizar grandes cambios en los próximos cinco años, pero el camino hacia la convertibilidad de la cuenta de capitales y la internacionalización del yuan será gradual, dijo hoy el gobernador del banco central, Zhou Xiaochuan.

En un discurso durante un encuentro del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés), Zhou dijo que el plan quinquenal de China para el período 2011-2016 se enfocaría en la promoción de la demanda interna, especialmente del consumo.

En esa línea, una mayor urbanización generará una demanda de servicios, así como de salud y educación.

El centro de la estrategia de inversión de China también se trasladaría hacia los servicios desde los sectores tradicionales, agregó Zhou.

"La estructura económica podría tener un cambio bastante sustancial", indicó.

Zhou, gobernador del Banco Popular de China, se refirió al yuan sólo de pasada. Afirmó que la reforma del tipo de cambio continuaría y que China avanzaría de manera gradual para permitir que el yuan pueda ser empleado en operaciones comerciales y de inversión, señaló la autoridad.

"Durante los próximos años, habrá una aproximación gradual para alcanzar la convertibilidad de la cuenta de capitales", agregó sin entrar en detalles.

Zhou dijo que la eficiencia energética y la protección del medioambiente serían otra parte del plan a cinco años, aprobado el mes pasado por el Partido Comunista y que será dado a conocer en detalle en marzo.

"China va a prestar atención al cambio climático. Va a haber una guía clara para reducir las emisiones de carbono", afirmó.

El IIF, una asociación global de más de 420 firmas financieras con sede en Washington, abrió en Pekín su primera sede en el exterior.