Buenos Aires. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, vetó este jueves la legislación que habría aumentado el mínimo en las prestaciones de la seguridad social.

La ley, aprobada por el Congreso argentino un día antes, habría fijado la pensión mínima en el 82% del salario mínimo. Eso habría llevado el pago mínimo mensual a 1.509 pesos argentinos (US$381) a partir de enero, cuando el salario mínimo aumentará a 1.840 pesos desde los 1.427 pesos actuales.

Fernández dijo que el gobierno simplemente no tiene dinero para aumentar las prestaciones hasta ese nivel. También arremetió contra los partidos de la oposición en el Congreso, a los que acusó de tener segundas intenciones.

"Está claro que lo que intentan es causar la quiebra del Estado para que no se pueda pagar ni a los pensionistas ni a los profesores", señaló la presidenta.

Pero los partidarios de la ley aseguran que el gobierno sí tiene el dinero suficiente para llevarla a cabo. Aseguran que el gobierno puede conseguir fácilmente financiación y le acusan de sacar dinero de la agencia estatal de pensiones, la Anses, para financiar gastos no relacionados con ella.