El gobierno boliviano ordenó el cierre definitivo de la zona franca de Cochabamba. Revocó la concesión de la empresa que la administraba señalando que violó la normativa vigente al operar paralelamente como usuario del recinto aduanero. La medida entrará en vigencia el 17 de diciembre.

La Resolución Biministerial 008, emitida el 26 de octubre de este año por los ministerios de Economía y Desarrollo Productivo, dispone “revocar la concesión de la Zona Franca Industrial y Comercial del Departamento de Cochabamba, otorgada a favor de la empresa Zona Franca Cochabamba SA Zofraco SA”.

Así lo informó este lunes el interventor de la zona franca, Ramiro Berdeja, en una rueda de prensa realizada en la capital cochabambina. La concesión data del 12 de septiembre de 1991.

En su parte de considerandos, la resolución gubernamental da cuenta que en un informe del 21 de julio, el interventor informó que el concesionario “ha incurrido en las incompatibilidades detalladas en los artículos 6 y 27 del Decreto Supremo 27944”.

Menciona que el Artículo 7 de dicho decreto establece que “las funciones de usuario y concesionario son incompatibles entre sí” y que “el ejercicio simultáneo de dichas funciones dentro de las zonas francas se sancionará con la revocatoria de autorizaciones e inhabilitaciones para ejercer actividades de zona franca”.

Añade que según el Artículo 27, “el concesionario no podrá ser usuario de la zona franca cuya concesión está a su cargo, no podrá realizar a nombre propio operaciones comerciales ni industriales, no pudiendo contar con mercancías propias (...)”.

Mercadería. Berdeja indicó que “a efectos de no ocasionar perjuicios a los usuarios y operadores de servicios conexos, la revocatoria de la concesión y consiguiente cierre definitivo de la zona franca se hará efectiva el viernes 17 de diciembre”.

En su disposición segunda, la resolución señala que a partir de su notificación no se admitirá el ingreso de nueva mercadería a la zona franca ni se habilitarán a nuevos usuarios.

“Las mercancías que no se encuentren prohibidas de importación deberán ser reexpedidas o importadas a territorio aduanero nacional, antes de su cierre definitivo”, se lee en la tercera disposición resolutiva. En cuanto a la mercadería prohibida, el documento señala que “deberá ser reexpedida a territorio extranjero antes del cierre definitivo”.

La resolución biministerial dispone además que “transcurrido el período para el cierre definitivo de la zona franca, las mercancías que aún se encuentren almacenadas en la Zona Franca Industrial y Comercial del Departamento de Cochabamba serán consideradas en abandono, debiendo ser dispuestas por la Aduana Nacional de Bolivia (ANB)”.

En este sentido, instruye que las mercancías que se encuentren en abandono “deberán rematarse o destruirse” antes del 17 de diciembre.

En un plazo no mayor a 30 días, luego del cierre definitivo, la Aduana verificará la situación tributaria y aduanera de la zona franca para la ejecución o devolución de la garantía de operaciones constituida a su favor, complementa la resolución.

Restringen a las zonas francas

Limitación. Mediante los decretos 470 y 572, el Órgano Ejecutivo restringió el ingreso de mercancías a las zonas francas. Estos recintos ya no pueden acoger a productos prohibidos de importación o  que requieran de una certificación previa.

Detalle. Entre la mercadería prohibida están los vehículos con más de 60 años de antigüedad. Los productos que requieren certificación son los químicos comprendidos en la Ley 1008, las municiones, armas y alimentos que requieren certificado de inocuidad.