La Paz. El ministro de Minería y Metalurgia, José Pimentel, informó que en el 2011 se repetirán las recaudaciones mineras siempre y cuando continúe el alza en los precios de los minerales.

“Si se mantiene esta situación expectable repetiríamos lo que se hizo el año pasado. El Estado logró obtener un ingreso de US$300 millones por regalías e impuestos”, explicó la autoridad.

Incluso, el ministro se declaró conforme si la cotización actual se mantiene. Según datos del ministerio de Minería, el estaño, la plata, el plomo, el cobre y el oro llegaron a su tope desde 1941.

Sin embargo, el precio de los minerales no es predecible, a pesar de la actual proyección, según explicó Freddy Beltrán, director general de desarrollo productivo del ministerio.

“Es difícil hacer predicciones porque si se pudiera, uno podría hacer negocios importantes. Si supiera que en tres meses el valor del oro se mantendría en alza, entonces esperaría a que esto suceda y lo vendería tres meses después. Pero, el precio podría bajar”.

Según los precios históricos de los minerales en alza, en el país hubo dos momentos de elevación. El primero ocurrió a mediados de los años 70 y, el segundo, empezó el 2003.

Beltrán dijo que se industrializará la minería para aumentar las ganancias en el rubro, algo que no ocurría en el pasado. “Entonces no se aprovechó el boom y no se reinvirtió ni se modernizó la minería en el país”.

Mineral de mayor exportación. Según datos del ministerio de Minería y Metalurgia, el zinc es el mineral con más volumen de exportación, luego están la plata y el estaño.

Sin embargo, el zinc no está en su momento de mayor cotización. El estudio de Freddy Beltrán,  indica que la libra fina alcanzó los US$1,51 en el 2007, y en la actualidad apenas supera la barrera de un dólar por libra fina.

Sin embargo, se considera que éste es un buen precio para el mercado internacional.

Beltrán afirma que el volumen de exportación no coincide con el precio. “No es lo mismo exportar zinc que oro porque se necesitan miles de toneladas de zinc para igualar al precio que se paga por una tonelada de oro”.