El embajador de Colombia en Washington, Gabriel Silva, advirtió este miércoles que el país no puede estar obsesionado con la ratificación por el Congreso de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito en 2006, y dijo que la situación también afecta a ese país.

"Colombia no puede obsesionarse por eso. La obsesión de nuestra diplomacia no puede ser esa porque ello nos debilita. No podemos andar obsesionados con algo para lo cual se ha hecho todo lo que se puede hacer", declaró Silva.

Agregó que "el problema es para los Estados Unidos como un todo, y es si esa nación se va a quedar al margen mientras Colombia avanza firmemente en su libre comercio y sus relaciones de inversión con regiones como Europa y Asia".

"Los Estados Unidos perderían mucho si ese Tratado queda en el limbo", anotó tras reiterar que "Colombia tiene preferencias comerciales y una creciente interacción comercial con otras regiones, incluso que compiten directamente con ellos en temas como agricultura y maquinaria, como Mercosur y próximamente Canadá".

La bancada demócrata del Congreso de Estados Unidos se niega a aprobar el TLC, argumentando violaciones a los derechos humanos de sindicalistas, entre otros temas.

El embajador en Washington se refirió, de otra parte, a la visita de una delegación del gobierno estadounidense que llegará a Bogotá el domingo, para analizar temas de la agenda bilateral distintos al asunto del narcotráfico.

"La agenda con Estados Unidos es constructiva y proactiva. La idea del grupo de trabajo es proactivamente construir un plan de acción y colaboración entre los dos países", en temas diversos al del narcotráfico, explicó en declaraciones telefónicas a la radio RCN de Bogotá.

De acuerdo con la información, el propósito del encuentro es iniciar una discusión sobre asuntos como buen gobierno, democracia y derechos humanos, energía y ciencia y tecnología.