La Paz. El ministro de Trabajo, Félix Rojas, señaló este sábado que el aumento del salario en Bolivia se ajustará a los índices inflacionarios y será retroactivo al mes de enero.

Además, reafirmó que el gobierno está dispuesto a ampliar el dialogo con los dirigentes sindicales del país con el objetivo de lograr acuerdos que los beneficien.

Por su parte, la dirigencia de la central obrera boliviana (COB) confirmó los intentos del gobierno por avanzar en el conflicto.

Este jueves, los dirigentes habían rechazado negociaciones con el gobierno, ya que exigían la presencia del mandatario Evo Morales, informó ABI.

"El presidente siempre está abierto al diálogo, pero antes debe elaborarse una agenda de temas en las reuniones entre los dirigentes de la COB y los ministros", indicó el ministerio de Comunicación Social.