Brasilia.- La recaudación tributaria brasileña alcanzó en junio pasado 110.855 millones de reales (US$29.640 millones), un aumento del 2,01% respecto a igual mes del año pasado y el mejor resultado para el mes desde 2015, informó hoy martes la Receita Federal.

De acuerdo con la entidad del Ministerio de Hacienda, el mes pasado fue el octavo consecutivo de crecimiento real de la recaudación federal frente al mismo período del año anterior.

En el acumulado de los primeros seis meses del año, la recaudación sumó 714.255 millones de reales (US$190.977 millones), un crecimiento real del 6,88% en comparación con igual período del año pasado y el mejor resultado para el período desde 2015.

Según el jefe del centro de estudios tributarios y aduaneros de la Receita Federal, Claudemir Malaquías, la recaudación sufrió el impacto de la huelga de camioneros que paralizó la actividad económica brasileña por 11 días a fines de mayo.

Explicó que la recaudación fue impactada con un mes de retraso, por lo que la paralización ocurrida en mayo sólo se sintió en el balance de junio.

La huelga de los camioneros impactó principalmente la recaudación del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI), tributo ligado a la actividad industrial, que cayó 14,3% ante junio de 2017, según la Receita Federal.

Malaquías afirmó que parte de los efectos de la huelga de los camioneros todavía se sentirá en otros meses del año.

El comportamiento de la recaudación es importante porque ayuda al gobierno a intentar cumplir la meta fiscal, es decir, el resultado para las cuentas públicas, que para 2018 es de un déficit máximo de 159.000 millones de reales (US$42.513 millones).