Los contribuyentes naturales y jurídicos de Honduras, que estaban morosos con el fisco tuvieron ayer la última oportunidad para cancelar sus respectivos impuestos libres de multas, recargos e intereses.

Para acceder a esos beneficios, la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) abrió este lunes la Oficina de Atención al Contribuyente para atender cualquier consulta y realizar los trámites respectivos para cancelar las deudas en el sistema financiero.

La amnistía, como se le conoce, está contenida en el Artículo 7 -De la Regularización Tributaria- del Decreto 17-2010 o Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público.

José Oswaldo Guillén, ministro director de Ingresos, dijo que la proyección era recaudar más de 500 millones de lempiras (US$25,9 millones) con la amnistía tributaria, la que entró en vigencia el 22 de abril de 2010 y vencía el 30 de septiembre de 2010, pero después fue prorrogada al 31 de diciembre del año pasado.