Caracas. El gobierno venezolano aprobó este martes la venta de cerca de US$7.000 millones en nuevos bonos como parte de su plan de deuda para 2011, según fuentes cercanas al asunto.

El gobierno autorizó la venta de 10.700 millones de bolívares (US$2.500 millones) para el pago de deuda existente y 20.000 millones de bolívares (US$4.600 millones) para planes de gestión fiscal del gobierno. Otros 13.000 millones de bolívares (US$3.000 millones) se destinaron al refinanciamiento de deuda en circulación.

La autorización abre la posibilidad para que el gobierno siga solicitando préstamos para financiar sus programas sociales de gran envergadura.

Las fuentes no entregaron detalles acerca de cuándo podrían venderse los valores o qué duración podrían tener los bonos. Tampoco especificaron si la deuda se vendería en los mercados internacionales de capital.