El Gobierno corre sus escenarios económicos para el próximo año y trabaja en las rendijas que quedan luego de aprobada la Ley de Presupuesto, para ver qué ajustes puede realizar; pero eso sí, el tipo de cambio de Bs.F. 4,30 dólar parece ser una variable inamovible.

Fuentes del alto Gobierno indican que la batería tributaria que se prepara vía Ley Habilitante será el caballo de batalla para levantar recursos que sustenten las nuevas inversiones que se requieren para reactivar la economía y por ello no esperan hacer movimientos en el tipo de cambio oficial, para evitar las presiones sobre la inflación por esta vía.

Donde sí...

En el plano cambiario los técnicos gubernamentales están sacando cuentas para ver dónde hay margen de maniobra.

En los escenarios que se manejan está la posibilidad de que pueda darse una "corrección cambiaria" en el precio del dólar surgido por las transacciones en el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme).

Este mecanismo, que viene funcionando desde el 9 de junio cuando transó US$4,97 millones, ha llegado a elevar sus operaciones hasta un poco más de los 80 millones de dólares diarios, como sucedió el 8 de septiembre pasado.

Es aquí donde el sector privado que invierte en el país trae sus bonos y las compañías que requieren divisas buscan los recursos necesarios, bien sea para comprar insumos importados o para repatriar capitales a sus casas matrices.

El dólar que surge de las operaciones en el mercado tiene una paridad de 5,30 bolívares fuertes por cada unidad de las divisa verde con la cara de Jefferson.

Y es precisamente este mercado de monedas duras en donde habría -lo que los técnicos oficiales llaman- "una ligera corrección", acercando más el precio hacia los 6 bolívares fuertes en función de cumplir con los fundamentos de la economía y adecuarse a las cifras que viene registrando la inflación internacional.

Donde no...

En el modelo que más le gusta a los estrategas económicos, el tipo de cambio de Bs.F. 4,30 por dólar no se moverá, ya que a este tipo de cambio se hacen las importaciones que autoriza la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) a las empresas del sector privado.

También con éste se hacen las autorizaciones de divisas para los venezolanos que se trasladan al exterior; es decir, el cupo viajero.

Al no tocar este tipo de cambio el Gobierno espera que las presiones sobre la inflación se mantengan en los niveles actuales.

Por otra parte, no se esperan correcciones en el tipo de cambio a Bs.F. 2,60 por dólar, debido a que por esta vía las importaciones del sector privado son casi nulas y las operaciones del sector público, fundamentalmente las de Pdvsa, se ven favorecidas ya que compra a Bs.F. 2,60 pero cobra a Bs.F. 4,30, lo que ayuda a mejorar los balances de la petrolera estatal.

Los contra

La idea de evitar un ajuste en el tipo de cambio con el que Cadivi autoriza las importaciones de bienes e insumos para el sector privado tratando de conjurar de antemano las presiones que generará el menú tributario que se está preparando vía la Ley Habilitante.

Los cálculos de analistas independientes indican que cada punto porcentual del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se traslada directamente al precio del bien o servicio al que está atado esta herramienta tributaria.

Dependerá del universo de productos exentos que se establezcan a la hora de implantar el aumento de la tasa, el peso que esta decisión tendrá en la inflación general.

Por otra parte, también se prevé una reforma de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, con la cual se espera incrementar la base de la población que cancela este tributo, que es el más progresivo de todos los que se aplican en el país.

Estas dos propuestas, según la teoría económica, tenderían a deprimir el consumo, ya que le quitan poder de compra a la población, lo que anulará los estímulos para dinamizar el aparato productivo y mantendrá el ciclo recesivo en el que entró la economía durante el ejercicio 2009.

1 Bs.F= 0,232 centavos de dólar.