El gobierno venezolano ya tiene luz verde para realizar todas las colocaciones de deuda que considere pertinente durante el ejercicio fiscal de 2011, sin tener que solicitar autorización previa de la Asamblea Nacional cada vez que decida emitir bonos.

La comisión delegada del Parlamento que se designó para finales del período 2005-2010, integrada por el diputado y presidente de la Comisión de Finanzas, Ricardo Sanguino, entre otros, aprobó el pasado 4 de enero las condiciones financieras del total del endeudamiento previsto por el gobierno para este año por el orden de los US$7.000 millones.

Esta autorización abre la posibilidad de que el Ejecutivo siga solicitando financiamiento por la vía del endeudamiento, para ejecutar sus programas de infraestructura en el país y para el pago del servicio de la deuda que debe realizar este año.

Las normas que rigen las operaciones de crédito público establecen que cada vez que se hace una emisión, se debe contar con la opinión favorable del Banco Central de Venezuela (BCV) y la autorización del Parlamento. No obstante, ahora el gobierno puede colocar "por la vía rápida" los títulos de deuda sin tener que pasar por la AN.

Fuentes cercanas al Ministerio de Planificación y Finanzas reiteraron que, de esta manera, el despacho podrá ejecutar su plan de deuda sin esperar la consulta de los diputados de la AN, evitando así posibles demoras en las solicitudes que realice el gobierno ante la llegada de parlamentarios de oposición para el período legislativo 2011-2016.

Hasta ahora, se desconocen los detalles sobre las fechas de colocación de los bonos, el vencimiento y el valor (pago de intereses o amortización) de los títulos de deuda. Tampoco se informó, luego de la reunión sostenida por la comisión delegada de la AN, la proporción de los bonos que podría venderse en los mercados internacionales.

Algunas fuentes han señalado que la República llevará a cabo una nueva emisión durante el segundo trimestre del año 2011. La necesidad de mayores ingresos por parte del Ejecutivo adelantará los planes relacionados con la colocación de deuda.

La flexibilización de las normas

Entre los cambios que se han ejecutado en el seno del Parlamento para la autorización de operaciones de crédito público, se observa que muchos de los informes enviados por el despacho de las finanzas públicas a la Comisión de Finanzas no contaban con la opinión favorable del BCV. Esto significó una flexibilización de las reglas para hacer más expedita la colocación de los bonos.

En algunas ocasiones, las solicitudes fueron aprobadas sin que esta instancia parlamentaria tuviera el quórum requerido, es decir, sin la asistencia de la mayoría de los diputados que la integran.

Asimismo, algunas de las reuniones fueron convocadas fuera de las sesiones reglamentarias que se realizaban cada semana. Se llevaron a cabo jornadas extraordinarias para autorizar las condiciones financieras de las operaciones de crédito público que hizo el Ministerio de Planificación y Finanzas durante el ejercicio económico de 2010.

¿Qué dice el instrumento legal?

La Ley Especial de Endeudamiento Anual para este ejercicio contempla 10.729 millones de bolívares fuertes para operaciones de crédito público, con el fin de obtener recursos para el pago del servicio de la deuda pública nacional; un monto por Bs.F. 9.629 millones que se orientará al financiamiento de los proyectos por endeudamiento de los entes gubernamentales encargados de su ejecución; y una suma de Bs.F. 20.000 millones por concepto de gestión fiscal.

En cuanto al servicio de la deuda pública, se estableció un monto por Bs.F. 7.684 millones que se orientará al pago de intereses y otro de Bs.F. 3.044 millones destinado a la amortización de esta.

En total, las operaciones de crédito público autorizadas conforme a esta ley, a ser incluidas en la Ley de Presupuesto de 2011, ascienden a la cantidad de 40.359 millones de bolívares fuertes.

"La emisión de la nueva deuda será efectuada en los mercados de capitales y será coordinada por la Oficina Nacional de Crédito Público y el BCV", se señala en la ley.