Los dirigentes de las organizaciones sociales del magisterio paceño, fabriles y trabajadores en salud (de la seguridad social y públicos) de Bolivia, informaron por separado, que iniciarán acciones de protesta, a través de un pacto sindical, para obtener un adecuado incremento salarial, después que el gobierno dejara sin efecto el aumento salarial del 20%.

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, manifestó que el pacto es simbólico, y tiene el objetivo de aunar el esfuerzo de los trabajadores para lograr un objetivo concreto, que es “un salario justo y acorde a la realidad. Esperamos del gobierno una propuesta real y acorde a la inflación del 2010”.

Explicó que el pacto es casi una réplica al que hicieron en septiembre maestros, fabriles, jubilados y seguridad social, en rechazo al proyecto de Ley del Sistema Único de Salud (SUS), propuesto por el Ministerio del área. “Al igual que en esa ocasión, queremos una propuesta concreta, que será analizada por cada sector, en ampliados”.

El dirigente del magisterio de La Paz, José Luis Álvarez, anunció que su sector se reunirá en un ampliado, este viernes, para debatir el incremento del salario que pedirán al gobierno de Evo Morales. A su juicio, debería superar los US$1.000 mensuales.

El 26 de diciembre, el gobierno dispuso, a través del Decreto Supremo N° 748, la nivelación en el precio de los carburantes y el incremento de los salarios en un 20%. No obstante estas medidas no fueron aceptadas por la población.

Esta determinación originó la protesta de varios sectores que se manifestaron con acciones de protesta y violencia. El 31 de diciembre, el presidente Evo Morales abrogó la medida. El secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia, Federico Pinaya, cuyo sector no está dentro del pacto, anunció que realizarán asambleas para definir acciones por el aumento salarial.

El ejecutivo de los trabajadores de la Caja de Seguridad Social (Casegural), Ariel Cáceres, sostuvo que su sector se encuentra en emergencia en demanda del incremento salarial, pero además exigen la renuncia del gerente interino, Nicolás Aguilar.

El secretario de Relaciones Internacionales de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Vitaliano Mamani, estimó que el aumento salarial debe ser de un 10%, propuesta que debe estar incluida en el pliego nacional de la Central Obrera Boliviana (COB).

Todos los sectores coinciden en que la culpa de la situación de conflicto que vivió el país, se debe a la mala planificación del gabinete económico, por lo que piden la renuncia de las autoridades del área, manifestó Álvarez.

El aumento del gobierno para el 2010

-El 1 de mayo del 2010, el gobierno de Evo Morales decretó el incremento salarial del cinco por ciento para los trabajadores.
-La oferta gubernamental fue rechazada por los fabriles, que pidieron 12%; el magisterio y salud el 26%, también los policías demandaron un incremento del 15 por ciento.

Gobierno ratifica aumento salarial mayor a la inflación

El viceministro de Trabajo, Félix Rojas, anticipó ayer que el incremento salarial para el 2011 superará la tasa de inflación que determine el Instituto Nacional de Estadística (INE). "Estamos a la espera de que la tasa de inflación sea determinada por el INE para establecer el porcentaje del incremento salarial, que estará por encima de la inflación", explicó la autoridad, según la gubernamental ABI.

Tras la promulgación del Decreto Supremo 748, el gobierno del presidente Evo Morales, había señalado que el incrementó salarial, para este año, tomaría encuentra los efectos del incremento a los combustibles. Sin embargo, una vez que la norma fue derogada, tras el rechazo de los sectores laborales, el Gobierno anticipó que todo será como en el pasado.

"Lo que se estila es que cuando inicia una nueva gestión, empiezan a dilucidarse las aspiraciones laborales sobre el incremento salarial, de modo que se empleará la misma hermenéutica de los años anteriores; pero como principio, el incremento salarial estará por encima de la tasa de inflación", insistió.

Según datos del INE, la inflación acumulada a noviembre cerró en 5,32%. El gobierno estimó que el año cerraría con una inflación entre 7 y 8%, aproximadamente. “Por esta razón, para definir el incremento salarial tenemos que esperar a que la institución encargada de este tema nos dé su palabra oficial. No se puede adelantar nada”, sostuvo el viceministro Félix Rojas.