Las aduanas de El Florido y de Agua Caliente son los otros dos puestos fronterizos comunes entre Guatemala y Honduras.

La unión aduanera entró en vigor en mayo de 2016 pero será mañana cuando comenzará a funcionar plenamente con la integración de los sistemas informáticos que mejorarán el control de las operaciones tributarias entre ambos países, cuyo producto interno bruto (PIB) conjunto equivale al 46 % del de toda la región centroamericana.

Los dos países utilizarán el instrumento legal denominado Factura y Declaración Única Centroamericana (Fyduca) para realizar las exportaciones e importaciones, que permite la transmisión electrónica y en tiempo real del pago de impuestos en el país de destino.

Las expectativas de ambos países, cuyo intercambio comercial ronda los US$34 mil 184 millones y está conformado por unos 6 mil 500 productos, son amplias y no se limitan solo al tráfico comercial entre ambos si no también al de personas.

Tres años después de haberse suscrito el Acuerdo Marco General de los Trabajos de la Unión Aduanera, a partir de este lunes se dará el libre paso de personas y mercancías.

Eso significa que Guatemala y Honduras crearán un territorio único, que facilitará las relaciones comerciales, mejorará el fomento de negocios, competitividad, inversión, logística, infraestructura, así como el fortalecimiento de la integración regional.

Con el territorio aduaneroúnico se crearán los puertos fronterizos Corinto —antes Entre Ríos, Izabal—, El Florido y Agua Caliente.