Sao Paulo. El gobierno de Brasil acaba de comenzar a identificar posibles recortes de presupuesto y no se esperan decisiones hasta dentro de dos semanas, dijo este martes el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Los comentarios de Mantega significan que los recortes presupuestarios no serían un factor a considerar en la próxima reunión de tasas del banco central, programada para la próxima semana.

"La definición de la reducción del gasto presupuestario no estará disponible por una o dos semanas, o más", dijo el ministro Mantega a la prensa, tras reunirse con la presidenta Dilma Rousseff.

Se ha especulado que el gobierno podría revelar el alcance de los recortes presupuestarios antes de la reunión que realizará la próxima semana el comité de política monetaria, ya que un menor gasto fiscal reduciría la presión sobre el banco central para elevar la tasa de interés referencial Selic, que actualmente es de un 10,75%.

Muchos economistas dicen que las altas tasas de interés en Brasil se deben al elevado gasto fiscal, y que la aceleración de los últimos años, que ayudó al país a recuperarse de la crisis financiera global, también ha contribuido al alza de precios. El banco central reconoció a fines de diciembre que elevaría las tasas "pronto", mientras muchos apuestas a una reanudación de las alzas de tasas a partir de la próxima semana.

Mantega reiteró que, una vez anunciados, los recortes presupuestarios no serán revertidos.