Un incremento máximo de hasta un 9% será aplicado en octubre del presente año a la facturación mensual de la Energía Eléctrica (ENEE). En teoría, las autoridades de la estatal estiman que el alza denominado ajuste por combustible representa nueve lempiras (US$0,467) por cada 100 lempiras (US$5,19) que se facturen por consumo mensual.

"El precio internacional del barril de bunker continúa subiendo, pero nuestro plan es que el ajuste por combustible no pase de un 9%, aunque esta es una determinación final del Congreso Nacional", indicó el gerente de la (ENEE), Roberto Martínez Lozano.

El funcionario dijo que la determinación de la estatal no es compartida por la Secretaría de Finanzas porque significa que el gobierno erogará el costo adicional del precio del bunker para generar electricidad.

Desde que se reactivó este cargo en junio del presente año, se acrecienta la cantidad de abonados en las oficinas de reclamos de la estatal, donde se les dice que deben pagar la facturación correspondiente o, en caso contrario, se les suspenderá el suministro eléctrico.

Según datos de la ENEE, el ajuste por combustible fue en junio y julio del presente año en un 6%, y en agosto y de septiembre de un 9%.

El índice de Precios del Consumidor (IPC) correspondiente al mes anterior indica que el rubro que registra mayor variación es el de "alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles", producto de los incrementos de precios reportados en los suministros de energía eléctrica y agua potable para el sector residencial; también se presentaron aumentos en el precio de los servicios de alquiler, reparaciones eléctricas en las viviendas y en el gas LPG, no así el querosene, que observó una disminución en su precio promedio mensual.

La cuenta denominada Suministro de Energía Eléctrica se incrementó en un 10,15%, según el referido documento elaborado por el BCH.

Martínez Lozano explicó que hasta que entren en operación los proyectos de energía renovable la población se podrá liberar de la generación térmica alimentada por los derivados del petróleo.

"En los gobiernos del ex presidente Manuel Zelaya y de Roberto Micheletti se aplicaron ajustes generales por combustible de 75%, y a los industriales de hasta un 120%", comparó.

Para el funcionario es inconsecuente que se le critique por aplicar aumentos que oscilan entre un 6% y 9%. "Nuestras finanzas ya no aceptan más cargas porque se subsidia en un 100 por ciento la energía que consumen unas 450.000 familias pobres del país", expresó.

La ENEE pierde por razones técnicas y por hurto un 23% de todos sus ingresos. La ENEE estima que para este año tendrá un déficit superior a los 3.500 millones de lempiras (US$181,9 millones).

Opción peligrosa. El subcoordinador del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), Ralp Flores, expresó que es peligrosa la política que ha tomado el gobierno de agenciarse nuevos ingresos al elevar las tarifas a los servicios públicos.

"Se debe saber que el alza a los servicios públicos y la aplicación de impuestos al consumo es transferida al consumidor vía alza de precios o incremento a las tarifas. Esto trae consigo un alza a los ingresos del gobierno central", indicó Flores.

"Esta es una política miope que no ve los efectos sociales, que se convertirán en un efecto en cascada y en cada tramo se va trasladando un incremento que deberá cancelar el consumidor final", dijo el economista.

La subcoordinadora del Consejo Hondureño para la Protección al Consumidor, Gloria Pérez, ha protestado en reiteradas oportunidades por el alza a las tarifas eléctricas. "Los pobres tenemos cada día menos recursos para enfrentar el alza al precio de los servicios públicos y para poder alimentar a nuestras familias", indicó.

El secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, ha expresado que es un necesidad elevar el salario mínimo ante la escalada en los precios de la energía eléctrica y los productos de la canasta básica de alimentos.

El ajuste. El barril de bunker, cotizado durante los últimos meses del presente año en el mercado internacional, superó los US$70, en promedio. En una casa de habitación promedio, donde se consumen 300 kilovatios hora al mes, deben cancelarse unos 600 lempiras (US$31,1), por lo que el ajuste de 9% representaría casi 60 lempiras (US$3,1).

La base del ajuste por combustible establecido en el pliego tarifario vigente desde febrero de 2009 es de US$55 por barril del referido carburante.

Cuando el precio del barril de bunker supera este valor en un 5%, la ENEE traslada la diferencia al consumidor final de manera automática.

Las anteriores autoridades de la estatal eléctrica advertían desde diciembre de 2009 respecto a la necesidad de trasladar al consumidor final un ajuste proporcional