Tegucigalpa. La reciente aprobación de la Ley para Combatir la Especulación y el Acaparamiento en productos de la canasta básica permitirá al gobierno cumplir con la meta de inflación, que podría cerrar en 7% para el año 2010.

De no haberse aprobado el congelamiento de 33 productos de la canasta básica, la inflación hubiese oscilado entre 7.5% y 8.5%, muy por encima de lo proyectado en el Programa Monetario 2010-2011 (6% y 7%).

El índice de Precios al Consumidor (IPC), dado a conocer este jueves por el Banco Central de Honduras (BCH), revela que la inflación interanual de noviembre fue de 6.4%, con un incremento de 0.8%.

El incremento de la inflación se ha visto influenciado directamente por el alza a todos los productos de la canasta básica. El rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas contribuyó con el 75.3% de la inflación mensual.

En relación al tema, Guillermo Matamoros, presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), dijo que el congelamiento no tiene nada que ver con este índice de inflación.

Agregó que generalmente a finales de año, los precios registran alzas y el anunciado congelamiento es "atol con el dedo" para los consumidores.