Pocas opciones de acuerdo salarial tripartito. La dirigencia obrera concurrió ayer a la mesa de diálogo menos polarizada, pero esgrimiendo similares posturas económicas que hace un año.

Mientras los representantes del sector privado gestionan una reforma total a la Ley del Salario Mínimo, porque colapsó el procedimiento para fijarlo.

En esa atmósfera, el ministro de Trabajo, Felícito Ávila, juramentó la comisión tripartita del salario mínimo conformada por representantes de las tres centrales obreras del país, del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y por el gobierno.

Durante las primeras impresiones brindadas a los medios, algunos dirigentes obreros se mostraron anuentes a cerrar un acuerdo en el transcurso del presente mes, si el resultado de las conversaciones con sus pares es favorable para los trabajadores.

Los empresarios coinciden en que las conversaciones pueden terminar pronto si los trabajadores no repiten demandas salariales "desproporcionadas", como las efectuadas en diciembre de 2009. Caso contrario se corre el riesgo de que se prolongue las discusión, como ocurrió en el presente año.

Las posiciones. El representante de la Central General de Trabajadores (CGT), Humberto Lara, indicó que las condiciones económicas que afectan a sus representados son precarias y que el alto costo de la canasta básica de alimentos es casi inalcanzable.

"Creemos que están vigentes las condiciones que justificaron una demanda salarial de un 30% al mínimo. Sin embargo, el porcentaje de incremento deberá ser concertado con las demás centrales, antes de ser presentado a los empresarios", indicó Lara.

Para el secretario adjunto de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), José Luis Baquedano, la demanda salarial estaría consensuada en el transcurso de la presente semana. "Las condiciones son las mismas. El costo de la vida sigue creciente, se especula con el precio de la canasta básica de alimentos, la vivienda, la salud y la educación", dijo.

El dirigente respondió que podrían solicitar un 30% de incremento, pero el monto deberá ser concertado con las centrales obreras.

El representante de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), Leonardo Soto, adelantó que demandarán en el marco de este diálogo que se reactiven las cláusulas que indexan el salario mínimo al Estatuto del Docente. El Congreso Nacional determinó, a finales de octubre, dejar en suspenso estas cláusulas para proceder a discutir en una fecha indeterminada una Ley General de Salarios.

Baquedano expresó que esta convocatoria fue para revisar el salario mínimo y no para discutir reforma a una ley específica.

El director del Cohep, Armando Urtecho, indicó que la Ley del Salario Mínimo data desde 1962 y debe ser reformada toda la normativa. La legislación es para efectuar una revisión y si así lo amerita, para efectuar un ajuste.

El estudio del mercado de trabajo presentado a la comisión tripartita indica que el total de asalariados que devengan menos de un salario mínimo al año 2010 fue de 1,798,714; que representa 829,807 hogares con un ingreso promedio por hogar de 4,579.70. La canasta básica de alimentos promedio fue de 6,313.27, obteniendo una brecha negativa a nivel nacional de 1,733.57 lempiras.

El incremento al salario mínimo más alto que ha existido es el del año 2009 con 44.97 diarios, impactando en un 39.4 por ciento de incremento nominal y un 51.55% real. El gobierno fijó de manera unilateral el salario mínimo de 5,500 lempiras para el área urbana y 4,055 para la rural.