Santiago. Humphreys bajó la clasificación de riesgo desde la “Categoría A-“ a “Categoría BBB+”, para los bonos emitidos por la Compañía Sudamericana de Vapores (“Vapores”). La perspectiva de la clasificación quedó “En Observación”.

El incremento del precio del petróleo, como la baja del precio del transporte han repercutido de manera negativa en los resultados de la firma, factores de riesgo que son de carácter temporal.

La clasificación de riesgo se basa en que la industria en que se inserta Vapores tiene una tendencia a la consolidación de los grandes operadores, a la utilización de buques de alta capacidad medida en TEUs y a una fuerte competencia en precios apreciada en la caída de las tarifas de los últimos meses.

Debido a sus factores de riesgos volátiles en el análisis de empresas de transportes marítimos de contenedores tiene una importancia fundamental el manejo de los ciclos negativos propios de la actividad. En este sentido, Vapores pudo sortear de manera aceptable la crisis más severa que ha tenido la industria en toda su historia en 2008-2009.

Asimismo, la firma ha incrementado su nivel de deuda, no así en la generación de flujos de la empresa. Según los estados financieros de diciembre de 2010, las obligaciones financieras de largo plazo para los próximos cinco años ascienden a US$290 millones, y seis meses antes era de US$187 millones.