Nueva York. Un gran tenedor de deuda morosa de Argentina rechazó los últimos esfuerzos del gobierno, para captar los últimos
US$6.100 millones en bonos mantenidos por los inversores, diciendo este jueves que la última oferta es "extremadamente inadecuada".

Argentina reabrió este miércoles un canje de deuda que fue lanzado a comienzos de este año, en un intento para reducir el número de juicios contra el país.

Los inversores entablaron una demanda cuando Argentina, la tercera mayor economía de América Latina, cayó en moratoria por
US$100.000 millones en bonos soberanos en 2001/2002.

Aurelius, un denominado fondo buitre que mantiene aproximadamente US$300 millones en deuda morosa de Argentina, dijo a Reuters vía correo electrónico por qué rechazó la oferta de canje.

"Aurelius no participó en la oferta de intercambio de Argentina el pasado junio y no lo hará ahora. Aurelius considera la oferta extremadamente inadecuada", expresó un portavoz de Aurelius en respuesta a preguntas sobre el nuevo canje.

"Argentina sigue teniendo pendientes varios miles de millones de dólares en deuda morosa en bonos, que sigue acumulando interés. Cuando Argentina esté preparada para actuar de manera responsable, estaremos preparados para solucionar el tema en términos adecuados. Antes de eso, seremos implacables", según el correo electrónico.

Aurelius, con base en Nueva York, una especialista en activos aproblemados, es dirigida por Mark Brodsky.

El secretario de Finanzas de Argentina, Hernán Lorenzino, señaló a Reuters que los fondos buitres, que tratan de recuperar el total del valor de los bonos morosos a través de las cortes, poseen cerca de US$4.000 millones de la deuda que no se ha reestructurado.

Otro tenedor de bonos, NML, se negó a comentar sobre la reapertura del canje gubernamental. NML posee US$2.000 millones en deuda Argentina, dijo a Reuters una fuente cercana a la empresa.

Los juicios han complicado los esfuerzos de Argentina para volver a los mercados de crédito global, luego de nueve años de ausencia.

Por ley, el gobierno debe terminar de reestructurar su deuda morosa el 30 de diciembre, o debe buscar una nueva autorización del Congreso.

En Junio, Argentina realizó un canje de deuda de US$12.200 millones, regularizando casi un 92% de los bonos morosos entre este canje y uno similar en el 2005.

Este jueves, en bajos volúmenes por la fiesta de Navidad, los diferenciales de la deuda Argentina en el índice de bonos de mercados emergentes de JPMorgan 11EMJ.JPMEMBIPLUS se redujeron en 15 puntos básicos a 480 puntos básicos, en comparación con los bonos del Tesoro de Estados Unidos.