Washington. Los inicios de construcción de viviendas en Estados Unidos cayeron en junio a su menor nivel en ocho meses, una nueva evidencia de que la economía perdió velocidad en el segundo trimestre, pero un alza en los permisos dio alguna esperanza de que el sector puede repuntar.

El Departamento de Comercio dijo el martes que los inicios de construcción de casas se desplomaron 5,0% a una tasa anual ajustada estacionalmente de 549.000 unidades, la más baja desde octubre.

Este fue el segundo mes consecutivo de caída en la actividad y la cifra estuvo bastante por debajo de las expectativas de los analistas consultados por Reuters, que esperaban una tasa de 580.000 unidades.

La cifra de inicios de viviendas de mayo fue revisada a la baja para un descenso de 14,9%, que había sido reportada originalmente como una baja de 10%.

Comparados con junio del año pasado, los inicios cayeron 5,8%, la peor baja desde noviembre.

La única señal positiva fue una inesperada alza de 2,1% en las solicitudes de permisos de construcción a un ritmo de 586.000 unidades en junio, tras una caída de 5,9% en mayo y frente a las expectativas del mercado de una baja a 570.000 unidades.

"No es sorprendente que los inicios de construcción cayeran, dado el significativo inventario de viviendas sin vender, y hasta que ese inventario de casas no vendidas caiga, probablemente no vamos a ver mejoría en los inicios", comentó Hugh Johnson, jefe de inversiones de Hugh Johnson Advisors en Albany, Nueva York.

Los futuros de acciones en Wall Street recortaron sus pérdidas tras los datos al aferrarse al alza de los permisos, mientras que los precios de la deuda del Tesoro mantuvieron sus ganancias, y el dólar avanzaba frente al euro y el yen.

La debilidad en la edificación de casas es la última de una serie de señales que muestran que la recuperación de la peor y más larga recesión desde la década de 1930 se desaceleró en el segundo trimestre, mucho antes de lo que los economistas anticipaban.

Aún así, los expertos no creen que la producción se esté contrayendo, pero admiten que los riesgos de una recaída han aumentado.

El mercado de la vivienda fue uno de los detonantes de la crisis económica y su recuperación le ha costado mucho al Gobierno. Tras el fin de un beneficio tributario para los compradores de casas en abril, la construcción y las ventas de viviendas han bajado drásticamente.

Los inicios de construcción cayeron el mes pasado en 21,5% en el volátil segmento multifamiliar a un ritmo anual de 95.000 unidades, borrando el alza del mes previo de 4,3%.

Los inicios de viviendas unifamiliares bajaron 0,7% a una tasa anual de 454.000 unidades, la más baja desde mayo del 2009.

Las casas terminadas aumentaron en un récord de 26,2% a una tasa de 886.000 unidades, el nivel más alto desde diciembre de 2008.

El inventario total de casas en construcción cayó 5,5% a un mínimo histórico de 450.000 unidades el mes pasado, mientras que la cifra total de unidades autorizadas pero aún sin comenzar se incrementó 3,6% a 91.500 unidades.