Sao Paulo. La inflación de Brasil se aceleró en noviembre a su mayor ritmo en más de cinco años, impulsada por un alza en los precios de los alimentos y bebidas, mostraron este miércoles datos oficiales.

El referencial Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil subió 0,83% en noviembre, la mayor alza mensual desde abril de 2005, dijo el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se esperaba que el índice, que avanzó 0,75% en octubre, subiera 0,87%, según la mediana de estimaciones de 15 economistas consultados por Reuters.

Las estimaciones de los economistas fluctuaron entre 0,79% y 0,92%.

La inflación medida a 12 meses se aceleró a 5,63% en noviembre, frente a 5,2% en el mismo período del año pasado.

Eso es aún más lejos del centro de la meta inflacionaria del Gobierno, de 4,5% anual para este año, con una tolerancia de dos puntos porcentuales hacia arriba o abajo.

La tasa de inflación a 12 meses también fue la más alta desde febrero de 2009, afirmó el IBGE.

Los rendimientos de los contratos a futuro de la tasa de interés bajaron poco después de las nuevas cifras de inflación, que fueron divulgadas el mismo día en que se espera que el Banco Central mantenga sin cambios la tasa de interés referencial, Selic.

La tasa Selic es actualmente de 10,75% anual, una de las más altas del mundo.

Los precios de los alimentos y de las bebidas fueron el principal factor que presionó al índice IPCA por segundo mes consecutivo, con un alza de 2,22% en noviembre.

En octubre, los precios de alimentos y de las bebidas habían subido 1,89%.