Río de Janeiro. Los precios al consumidor de Brasil no registraron variación en junio y la inflación fue del 0,00%, debido a que los precios de los alimentos cayeron y los ítems no alimenticios subieron menos que en mayo.

Sin embargo, la inflación móvil de 12 meses aún se mantiene por sobre la meta de fin de año del gobierno.

El oficial Índice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) se situó en 0% en junio, lo que se compara con el alza de 0,43% de mayo, informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La inflación de junio fue la más baja desde junio de 2006, cuando se registró una deflación del -0,21%, indicó el IBGE.

La lectura de junio se situó por debajo de la mediana de las estimaciones de un sondeo de Dow Jones Newswires a 12 analistas, la que apuntaba a un alza del 0,11%.

Las estimaciones se situaron en un rango de alzas del 0,08% al 0,15%.

Los precios de los alimentos, que tienen la mayor ponderación en el índice, cayeron 0,90% en junio, frente al alza de 0,28% de mayo, indicó el IBGE.

Los precios de los productos no alimenticios subieron 0,27% en junio, lo que se compara con 0,48% de mayo, reveló el IBGE.

La inflación de junio hizo que la tasa IPCA móvil de 12 meses disminuyera, pero aún se mantiene sobre la meta para fin de año del gobierno, aunque bajo el límite máximo del 6,5% de la banda de tolerancia.

En los 12 meses a junio, el IPCA subió 4,84%, frente al ascenso del 5,22% de los 12 meses a mayo.

Con la tasa de inflación móvil de 12 meses aún por sobre la meta para fin de año del gobierno, el banco central brasileño podría continuar retirando las medidas de estímulo monetario del año pasado durante la reunión que sostendrá este mes.