Brasilia/Sao Paulo.- La tasa de inflación de Brasil se aceleró más de lo previsto en mayo, lo que sugiere una reanudación de la tendencia alcista de los precios incluso antes de que los efectos de una huelga de camioneros se hubieran traspasado plenamente, según datos publicados el viernes.

Los precios al consumidor medidos por el IPCA subieron un 0,40% el mes pasado respecto a abril y un 2,86% en los doce meses hasta mayo, informó el estatal InstitutoBrasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Economistas consultados por Reuters habían previsto lecturas de 0,3% y de 2,73%, respectivamente.

Se prevé que la inflación de junio tendría el impulso inesperado de la huelga de los camioneros. Varios economistas rebajaron sus pronósticos para el producto interno bruto (PIB) tras el paro y ante la escasez de alimentos se sacrificó a millones de aves prematuramente, lo que hace probable un alza en los precios del alimento.

Eso debería aumentar los argumentos para que el Banco Central eleve sus tasas de interés tras la reciente ola de ventas en la moneda del país, que probablemente genere una presión inflacionaria adicional al impulsar los precios de las importaciones