México DF. La inflación de México se aceleró levemente en septiembre sobre todo por factores estacionales, por lo que la cifra no cambia la perspectiva de estabilidad en la tasa referencial por varios meses más.

La inflación de México medida a tasa interanual se aceleró a un 3,7% en septiembre, desde el 3,68% del mes previo, según datos difundidos este jueves por el banco central.

 El índice de precios al consumidor se elevó un 0,52% en septiembre, un mejor resultado que el 0,55% esperado por analistas en un sondeo previo de Reuters.

La inflación subyacente -que no incluye en su medición algunos productos de alta volatilidad- fue del 0,38% en septiembre, lo que sugiere que aunque los precios se aceleran, lo hacen de forma moderada.

De hecho, el índice subyacente a tasa interanual se desaceleró a un 3,62% en septiembre, desde el 3,68% del mes previo, también como reflejo del débil mercado interno tras la peor recesión económica desde la década de 1930.

La inflación de septiembre se explica principalmente por el alza estacional en los precios de las colegiaturas, luego de que millones de estudiantes regresaran a clases después de las vacaciones de verano boreal.

Las cifras moderadas de inflación confirman que el banco central esperará todavía varios meses más para modificar su postura monetaria, debido también a las señales de debilidad en el mercado interno.

La tasa referencial de interés se mantiene desde julio del año pasado en un 4,5% y una mayoría de analistas no espera cambios hasta mediados del 2011.

El banco central proyecta que la inflación se acelere a entre 4,75% y 5,25% al cierre del año, para descender a su meta del 3% hacia finales del 2011.

La economía mexicana crecería este año al menos un 4,5%, según el jefe del banco central, Agustín Carstens, tras desplomarse el año pasado un 6,5% por la crisis financiera global desatada en Estados Unidos.