Tres analistas advirtieron que la inflación acumulada para el 2010 superará el 6% por el incremento de precios en los productos de primera necesidad. La inflación de noviembre fue de 1,11% y la acumulada alcanzó los 5,32%.

El Informe de Política Monetaria publicado en julio por el Banco Central de Bolivia (BCB) proyectaba que en el 2010 la tasa de inflación estaría en un rango entre 3% y 5%. De acuerdo con las últimas previsiones gubernamentales, el indicador no debía rebasar el 4,5%.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en el mes de noviembre una variación porcentual positiva de 1,11% respecto al índice del mes de octubre (1,22%), una variación acumulada de 5,32% y a doce meses de 5,57%.

Para el ex presidente del BCB, Armando Méndez, “obviamente se llegará al seis por ciento y probablemente un poco más, si la inflación de diciembre registra índices similares al de los registrados en los tres anteriores meses”.

El viernes, el ministro de Economía, Luis Arce, admitió que los niveles inflacionarios previstos fueron “rebasados” como consecuencia del agio y la especulación en los productos de la canasta familiar. Aunque algunos de ellos registren una disminución en sus precios, el incremento que se dio en los mismos se verá incorporado en el índice de inflación. “Ya el daño está hecho”, lamentó.

El analista Gonzalo Chávez indicó: “Si se repite el índice de inflación registrado en los últimos meses, es muy probable que la inflación al cierre de la gestión se encuentre entre 5,5% y 6,5%”.

Para el analista Armando Álvarez, “generalmente diciembre es un mes inflacionario y eso puede conducir a que la inflación el 2010 pueda llegar o superar el 6%”.

La ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, explicó el viernes que para reducir el índice inflacionario el Ejecutivo aplica medidas de control en las fronteras (para frenar el contrabando de productos alimenticios) y otorga incentivos al sector productivo (para incrementar la oferta de productos alimenticios).

Asimismo, en menos de diez días, el BCB apreció en dos puntos la moneda nacional. Tanto Méndez como Álvarez coincidieron en que las medidas mencionadas “no tendrán un efecto inmediato”.

“Las medidas que está aplicando el Gobierno no van a lograr controlar la inflación en el corto plazo, eso es imposible. En todo caso, estas medidas apuntan a que la inflación el 2011 no sea todavía mayor”, sostuvo Méndez.

“Si con el tiempo la depreciación (del dólar) se acentúa, tendrá mayores impactos y la economía tendrá menores presiones inflacionarias”, aseguró Álvarez.

El 23 de noviembre, Arce anunció que el incremento salarial para el 2011 será superior al índice de inflación. “El 2011, vamos a incrementar (los salarios en) más del cuatro y medio por ciento, (cifra) que está relacionada con la inflación de este año”, manifestó.