Zurich. La inflación de precios al consumidor de Suiza cayó fuertemente en junio y se ubicó muy por debajo de las estimaciones, lo que dio un nuevo ímpetu a un debate sobre si el banco central debe o no volver a intervenir EN el mercado cambiario.

Los precios al consumidor subieron 0,5% interanual en junio frente a un alza del 1,1% en mayo, dijo el martes la Oficina Federal de Estadísticas helvética. Los analistas esperaban un avance interanual del 1% el mes pasado.
En junio, la inflación subyacente -que no incluye los precios volátiles como el del combustible- permaneció sin variación en 0,2%.

Entre las principales razones para la baja mensual de junio del 0,4% estuvieron los menores precios de la ropa y del combustible.

En su comunicado de política monetaria del mes pasado, el Banco Nacional Suizo (SNB, por su sigla en inglés) retiró su compromiso de contrarrestar la excesiva apreciación del franco mediante intervenciones cambiarias con el fin de combatir los riesgos deflacionarios.

El economista Reto Huenerwadel de UBS dijo que la cifra de precios al consumidor demostró que la inflación claramente no es un problema.

"El SNB ha sido bastante claro de que reactivarán las intervenciones cuando los riesgos de deflación vuelvan", comentó.

El presidente del SNB, Philipp Hildebrand, dijo en una entrevista publicada el domingo que el banco central tenía puesto un ojo en el franco y que los riesgos de inflación eran "extremadamente bajos" pese a las decenas de miles de millones de francos que el banco central vendió en sus intervenciones.