Más de 210 millones de personas en todo en el mundo se encuentran sin trabajo, debido a la recesión financiera internacional, detonada en 2008 a raíz de la crisis subprime originada en Estados Unidos. La cifra representa un incremento de 30 millones más que en 2007.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), dieron a conocer una lapidaria evaluación del panorama de empleo, y señalaron que el planeta se enfrenta a grandes desafíos en la creación de puestos de trabajo de alta calidad, que respalden el crecimiento y el desarrollo, según informa El Mundo.

Ambos organismos presentaron un documento de referencia, que publicarán para la conferencia  que celebrarán conjuntamente en Oslo, el 13 de septiembre para explorar nuevas formas de crear una recuperación económica.

El FMI informó que en los diez años transcurridos hasta 2009, el empleo mundial creció de 2.740 millones a 3.210 millones, y más de la mitad de los trabajadores en el mundo (56,3%) se encuentran en Asia.

El desempleo mundial que bordeó el 6% durante varios años, antes de reducirse entre 2004 y 2007, aumentó pronunciadamente en 2009.

Para la próxima década, se necesitarán más de 440 millones de nuevos empleos para absorber a quienes se incorporen al mercado laboral, y aún más, para revertir los efectos causados por la crisis económica.